granja-agas-inversiones-centro-clasificacion-mejorasGranja Agas, empresa familiar dedicada a la producción y venta de huevos, continúa invirtiendo en sus instalaciones. Este año ha priorizado el centro de clasificación con la incorporación de un Egg Inspector, un detector de sucios basado en un sistema óptico, dentro de una caja de acero inoxidable, instalado por encima del recorrido de los huevos que es capaz de detectar las manchas que pudieran tener los mismos. Debido a su sistema inteligente, los diferentes tipos de suciedad se pueden tratar de formas muy distintas. Por ejemplo, las pequeñas manchas de excrementos son quizás más indeseables en la salida que una pluma -relativamente grande- en un huevo.

El Egg Inspector, de la marca MOBA, supone un desembolso de 200.000 euros, contando alguna mejora más que se implantará en este mismo centro de clasificación, y afortunadamente para hacer frente a la inversión se cuenta con una subvención del programa de ayudas de Castilla-La Mancha Fomento de la calidad Agroalimentaria –FOCAL-. Esta inversión viene a complementar la que se realizó en 2007 con la instalación del Crack Detector o detector de fisuras. Con estas inversiones, Granja Agas completará «las tecnologías disponibles para conseguir la mayor calidad posible en el producto final», tal y como explican desde la propia compañía. El año  pasado, la Granja Agas ya avanzó que tenían esta inversión en mente para 2014.

La productora de huevos con sede en Motilla del Palancar (Cuenca) cierra el ejercicio con una facturación de 8,8 millones de euros, frente a los 8,63 millones que obtuvo en 2013.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario