Comparte

La semana pasada se comunicó la aparición de un brote de Influenza Aviar en una granja multiaves de la localidad de Diss, en el condado de Suffolk y próxima a Norfolk. Ante la alarma el ministerio del Medio Ambiente, Alimentación y Agricultura (DEFRA) actuó de forma contundente procediendo al sacrificio inmediato de las 6.500 aves presentes en la granja, básicamente patos, gansos y pavos.
———————————————–

La semana pasada se comunicó
la aparición de un brote de Influenza Aviar en una granja multiaves
de la localidad de Diss, en el condado de Suffolk y próxima a Norfolk.
Ante la alarma el ministerio del Medio Ambiente, Alimentación y Agricultura
(DEFRA) actuó
de forma contundente procediendo al sacrificio inmediato de las 6.500 aves presentes
en la granja, básicamente patos, gansos y pavos.
Paralelamente se estableció una línea de comunicación con
la prensa para mantener la transparencia informativa y se procedió a
la ejecución del protocolo establecido. Así se estableció
una zona
de protección
de 3 kilómetros de diámetro y otra área
de vigilancia de 10 kilómetros alrededor del foco para tratar de evitar
que la enfermedad se extienda. Las granjas presentes en estos anillos han sido
sometidas a medidas especiales orientadas a reducir el riesgo de infección,
desde la restricción de movimientos hasta medidas especiales de estabulación.
También se ha procedido a una investigación de posibles contactos
de riesgo, que ha llevado a la decisión del sacrificio de las aves de
4 granjas cercanas.
Por otro lado se procedió al análisis de la cepa implicada, que
ha resultado ser una forma especialmente virulenta de Influenza
Aviar
altamente patógena. Este hecho ha quedado demostrado por las
últimas noticias, en las que se comunica que en una de las 4 granjas
cercanas en las que se estaba llevando a cabo el sacrificio de las aves presentes
ha aparecido el virus de nuevo.

En las últimas
declaraciones del DEFRA
se apuntó que «los datos de la secuencia
inicial hacen pensar que (la cepa) está relacionada de forma estrecha
con los brotes detectados (el pasado verano) en la República Checa y
Alemania, lo que sugiere que el origen podría encontrarse en un ave salvaje».
Sin embargo, se matizó que por encontrarse aún «en una fase
muy temprana de la investigación», se mantiene «una mente abierta»
acerca del posible foco del brote y se aseguró que se investigarán
«todas las posibles fuentes». Finalmente se añadió que
uno de los lugares a inspeccionar era un lago cercano a la explotación
avícola afectada «en el que hay bastantes pájaros silvestres».

Por otro lado, los empleados de la empresa que administra la granja afectada,
situada en la frontera de los condados vecinos de Suffolk y Norfolk, han empezado
a tomar fármacos contra el virus como precaución. Y luego, el
presidente del Sindicato
Británico de Agricultores
, Peter Kendall, lamentó la mala
noticia, que sin duda tendrá consecuencias comerciales negativas para
el sector.

Las Medidas de protección en España pueden consultarse en el
Real
Decreto nº95 del 3 abril 2007
.

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario