———————————————–

Las autoridades sudafricanas han extendido la zona en que están haciendo
controles en avestruces para confirmar que el brote de la fiebre aviar no ha
salido de la
zona de cuarentena, en la provincia de Cabo oriental, informaron el pasado 12
de agosto los medios locales.
El portavoz del ministerio
de Agricultura
Steve Galane afirmó que se trataba de una medida cautelar
y aseguró que «no han llegado
informaciones (de nuevos casos) y no se prevé la posibilidad de que el
contagio se amplíe».
Está en marcha el sacrificio de 30.000 avestruces en las dos granjas
afectadas, donde se ha impuesto una cuarentena en un radio de 30 kilómetros.
La epidemia ha motivado que este agosto la Unión Europea, Suiza y la
vecina Namibia prohiban la importación de carne o huevos de
avestruz procedentes de Sudáfrica.
La producción de avestruces en Sudáfrica genera uno 165 millones
de euros al año
y da empleo a unas 20.000 personas.
El gobierno de Sudáfrica, por su parte, ha suspendido la exportación
de todo tipo de aves, incluyendo pollos, patos y gansos.
Representantes del sector han alabado al ministerio de Agricultura por su reacción
rápida al brote de la fiebre aviar, que se descubrió la semana
pasada, y esperan poder reanudar las exportaciones en las próximas semanas.
La fiebre aviar que se ha detectado en Sudáfrica es de un tipo
H5N2
, que pese a ser mortífera para las aves, afecta muy poco
a los
seres humanos, a diferencia del variante H5N1, que causó este año
la muerte de 24 personas en Asia.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario