Comparte

El virus H5N1 de la influenza aviar produce niveles diez veces superiores de proteínas inflamatorias
que el virus de la gripe humana común, según un estudio de la Universidad
de Hong Kong
, publicado en la revista «Respiratory
Research
«. Los científicos podrían haber identificado uno de los motivos por los cuales el virus H5N1 de la gripe aviar es tan mortíferos
en los humanos.
———————————————–

Según los investigadores, en células humanas
el virus puede provocar niveles de proteínas inflamatorias diez veces superiores
que los del virus H1N1 de la gripe humana común. Esto podría contribuir
a la inusual gravedad de la enfermedad causada por el H5N1 en las personas, que
podría empeorar hasta convertirse en neumonía y afecciones respiratorias
agudas.

Los científicos han estudiado los niveles de un subconjunto
de proteínas que promueven la inflamación llamadas citoquinas y
quemoquinas, inducidas por el virus aviar en células pulmonares humanas
en laboratorio. Los autores han comparado los niveles de proteína inducidos
por las cepas del virus H5N1 que aparecieron en Hong Kong -China- el año
1997 y en Vietnam el año 2004, con los niveles inducidos por el virus de
la gripe humana.

Los resultados demuestran que H5N1 es un inductor mucho
más potente de proteínas proinflamatorias que el H1N1. Veinticuatro
horas después de la infección con el virus aviar, los niveles de
quemoquina IP-10 en células epiteliales bronquiales han llegado a los 2.200
picogramos/ml, mientras que las células que fueron infectadas con H1N1
sólo llegaron a los 200 picogramos/ml. En las células infectadas
con el virus aviar, los niveles de IP-10 han llegado a los 1.750 picogramos/ml.
Los científicos han descubierto resultados similares en otras sustancias
inflamatorias.

Los expertos explican que las quemoquinas y las citoquinas
son los mensajeros del sistema inmune, esenciales en la coordinación y
regulación de la respuesta de este sistema. Variar este equilibrio podría
conducir a una respuesta inflamatoria descontrolada en el pulmón; probablemente
explica, por lo menos en parte, la inflamación pulmonar grave asociada
al virus H5N1 de la influenza aviar.



Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario