Comparte

Los pájaros migratorios muertos en la provincia noroccidental china
de Qinghai por el virus de la gripe aviar ascienden ya a 6.000, según cifras
del Ministerio de Agricultura publicadas por la prensa local.
———————————————–


Ningún
pollo o ave domesticada se ha visto infectada por el H5N1, que tampoco ha sido
detectado entre la población humana de esa provincia, declaró Jia
Youling, director general de la Oficina Veterinaria del citado ministerio. "China
está realizando pruebas para descubrir la virulencia del virus. Informaremos
de los resultados a las organizaciones internacionales", agregó Jia.


El pasado 28 de junio, la Organización
Mundial de la Salud
cifró en 5.000 ejemplares los pájaros muertos
por la gripe aviar en Qinghai, donde se detectó el brote entre las aves
migratorias que pasan el verano en la reserva natural de la provincia.

Según
Roy Wadia, portavoz de la OMS en China, "unas veinte aves están muriendo
diariamente" en Qinghai, con lo que no parece posible que la cifra de víctimas
aumentara en mil desde hace tres días y hace sospechar un deterioro de
la situación.

En total, aves de cinco especies habían muerto
hasta dicha fecha, incluidas los ánsares calvos (Anser indicus), gaviones
cabecinegros (Larus ichthyaetus), gaviotas centroasiáticas (Larus brunnicephalus),
tarros canelos (Tadorna ferruginea) y cormoranes grandes (Phalacrocorax carbo).


Se trata de aves migratorias que, cada año, viajan al lago de Qinghai
para pasar el verano y refugiarse del calor de sus lugares de origen: en el Sur
de China, la India, Pakistán, Tailandia, Camboya, Vietnam y otros países
vecinos.

La OMS consideró imprescindible investigar las rutas migratorias
de estas aves, de las que se sabe poco, e intentar aislar el brote, antes de que
los pájaros porten el mortífero virus a otras partes de China o
de la región.

"Estos pájaros son libres y salvajes,
es muy difícil controlar sus rutas migratorias o saber con qué otras
aves entraron en contacto por el camino", explicó Wadia, según
quien tampoco se sabe con certeza cuáles fueron las aves que trajeron el
virus a la reserva.

La OMS se mostró, en general, satisfecha con
las medidas adoptadas por las autoridades de Qinghai, que exterminaron a 20.000
pollos a 20 kilómetros a la redonda de la reserva natural y vacunaron entre
2 y 3 millones de animales, todos los de la provincia.

Pidieron, eso sí,
rapidez y mayor apoyo del Gobierno central para formación y equipamiento
de los sistemas sanitarios y fitosanitarios locales, que se encuentran en pobres
condiciones.

El organismo espera además recibir los permisos necesarios
para viajar a la provincia de Xinjiang (vecina de Qinghai), donde también
se ha detectado un brote.

La gripe aviar se ha cobrado ya decenas de víctimas
humanas en el sudeste asiático desde el 2004, con 39 fallecidos en Vietnam
(el país más afectado), 12 en Tailandia y 4 en Camboya.


Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario