Millones de personas murieron a causa de este virus. Los científicos que
investigan los orígenes de la pandemia de influenza que estalló
al final de la Primera Guerra Mundial consideran que la historia podría
aportar información útil en el combate a la gripe aviar en el sudeste
asiático.
———————————————–

Los investigadores descubrieron que la pandemia de 1918, que causó más
de 20 millones de muertos en todo el mundo, comenzó como una gripe aviar
que luego mutó.Esa variante de la enfermedad ha desaparecido, pero un
artículo publicado en la revista británica «Science»
señala que el hallazgo podría ayudar a los médicos a detectar
antes cuáles virus aviares estarían en condiciones de afectar
a los seres humanos.

Sin embargo, el equipo del Instituto Nacional de Investigación Médica
de Gran Bretaña advirtió que no es posible impedir que los virus
salten de una especie a otra.Los expertos también alertaron que los nuevos
datos difícilmente ayudarán a cerrarle el paso a la gripe aviar
en el sudeste asiático, porque el simple conocimiento de la estructura
de un virus no es suficiente para neutralizarlo.

Los esfuerzos hasta el momento no han dado resultado, dice la FAO. «Si
llegamos a concluir que la estructura del virus de una gripe aviar se asemeja
a la estructura del virus de 1918 que hemos identificado, entonces tendremos
la certeza de que podría amenazar al hombre y será necesario vigilarlo
con mayor atención», señaló a la BBC el jefe del equipo
de investigadores, Sir John Skehel.»Sin embargo, nuestra investigación
no tendrá un impacto inmediato en los acontecimientos en Oriente con
la gripe aviar conocida como H5, ya que con base en nuestro trabajo anterior
sabemos que las hema-glutininas de 1918 y el H5 son sumamente distintas»,
agregó.

El nombre dado a la pandemia de 1918 fue «gripe española»,
pese a que tuvo alcance mundial.


Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario