El pasado día 7 de febrero las autoridades sanitarias de Delaware -EEUU-
decretaron la cuarentena y sacrificio de 12.000 pollos tras la detección
de una variante del virus de la influenza aviar causante de la muerte a cerca
de 20 personas en Tailandia y Vietnam.
———————————————–

El Gobierno estatal informó a través de Internet de que el brote,
que se detectó en una granja del condado de Kent, es una variante conocida
como H7 -el virus mortal en Asia se llama H5N1- que no representa riesgo para
la salud de las personas.

El secretario de Agricultura del estado, Michael Scuse, tranquilizó a
la población, lo que no evitó que el Gobierno de Corea del Sur
decidiera de manera inmediata suspender las importaciones de productos avícolas
procedentes de Estados Unidos.

Las autoridades de Delaware
se centran ahora en la inspección de las explotaciones de los alrededores
para determinar si hay más casos y en averiguar si alguno de los pollos
de la granja afectada fue comercializado fuera del estado.

EEUU es el cuarto exportador de este tipo de productos a Japón por detrás
de Tailandia, China y Brasil, y el pasado año fiscal -entre octubre de
2002 y octubre de 2003 – le vendió a Tokio medio millón de toneladas,
un 10 por ciento del consumo total. Singapur siguió los pasos de Japón,
según anunció la Autoridad Agroalimentaria y Veterinaria del país,
«para prevenir que la enfermedad entre en el territorio singapurés».
Se han suspendido las importaciones de todas las aves vivas, de polluelos recién
nacidos y de todos los productos avícolas congelados y productos avícolas
en general.


Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario