Comparte

Según fuentes oficiales, las autoridades sanitarias holandesas están centrando todos sus esfuerzos en la prohibición de los mercados, ferias y cualquier otro evento en el cual concurran animales vivos. La paralización en el Valle de Gelderse afecta a animales, huevos para incubar, huevos de consumo, yacija y estiércol. La mortalidad de este brote está rozando el 95 % y por el momento afecta a gallinas ponedoras comerciales y a reproductoras, cuyo sacrificio ya está en curso.
———————————————–

Según fuentes oficiales, las autoridades sanitarias holandesas están
centrando todos sus esfuerzos en la prohibición de los mercados, ferias
y cualquier otro evento en el cual concurran animales vivos. La paralización
en el Valle de Gelderse afecta a animales, huevos para incubar, huevos de consumo,
yacija y estiércol. La mortalidad de este brote está rozando el
95 % y por el momento afecta a gallinas ponedoras comerciales y a reproductoras,
cuyo sacrificio ya está en curso.
La nota
de prensa oficial de la Comisión Europea
acerca del brote de Influenza
aviar en Holanda señala que las medidas obligatorias de control están
siendo aplicadas en toda la zona afectada, cuyo radio abarca el Valle de Gelderse
y Utrecht (Helderland), en la zona centro del país.

Desde el mediodía del pasado 1 de marzo y durante un periodo mínimo
de 72 horas ha sido obligatoria la paralización de cualquier movimiento
de material de riesgo en todo el país, así como la exportación
de éste. En la región del Valle del Gelderse dicha medida ha afectado
a todas aquellas granjas cuya proximidad con las declaradas positivas fuera
de hasta unos 10 Km.
En la paralización general la única particularidad respecto a
la de la región central es que no afecta a los huevos de consumo.

El pasado martes 4 de marzo se inició el sacrificio de las aves ubicadas
en las explotaciones afectadas; el método utilizado es la sobredosis
de dióxido de carbono pulverizado con máquinas especiales para
este fin.

Según los expertos, estas medidas se están aplicando de forma
lenta, por lo cual existen posibilidades de que la epidemia se disemine rápidamente
pudiendo alcanzar al territorio germano.

La confirmación de la analítica, que se está llevando
a cabo mediante la técnica PCR, puede demorarse hasta dos semanas, aunque
no podrá saberse con seguridad si la cepa es o no altamente patógena
hasta pasados unos días más.

Las medidas que se tomarán próximamente serán el muestreo
de todas las granjas en contacto con las infectadas y en sus alrededores. Por
otra parte, tendrá lugar un sacrificio preventivo incluso antes de la
confirmación del diagnóstico.

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario