Comparte

La Organización Interprofesional del huevo y sus productos, INPROVO,
critica el esperado informe presentado por la CE, que ahora el Consejo y el
Parlamento Europeo tendrán en cuenta para revisar, o no, la Directiva
1999/74
. Según la interprofesional el documento se ha recibido con
gran decepción por parte del sector y, una vez analizado a fondo, se
encuentran en el mismo grandes deficiencias.
———————————————–

La Organización Interprofesional del huevo y sus productos, INPROVO,
critica el esperado informe presentado por la CE, que ahora el Consejo y el
Parlamento Europeo tendrán en cuenta para revisar, o no, la Directiva
1999/74
. Según la interprofesional el documento se ha recibido con
gran decepción por parte del sector y, una vez analizado a fondo, se
encuentran en el mismo grandes deficiencias.

En primer lugar, el informe no responde a las instrucciones que la Directiva
enuncia para su realización:

– No se presentan, ni se han tenido en cuenta los estudios sobre las repercusiones
socioeconómicas de los diferentes sistemas (no se analiza el efecto sobre
los operadores del sector y los intercambios comerciales con países terceros).

– No se estudia el motivo de la actual falta de implantación de la Directiva,
por lo que no se reflexiona sobre ello ni se presentan «propuestas adecuadas»
para facilitar su cumplimiento, o el cambio en su contenido, si fuera necesario.

– No se hace ninguna indicación sobre las negociaciones comerciales
llevadas en los últimos años en el marco de la Organización
Mundial de Comercio, que expresamente menciona la Directiva.

Por otra parte el documento no recoge información sobre la Unión
Europea de 27 países (los datos se refieren a la UE de 15 miembros).
Está completamente obsoleto y no refleja la realidad, tan diferente tras
la ampliación. Tampoco se consideran los riesgos sanitarios derivados
de la Influenza.

En la misma línea, los datos sobre la repercusión en el precio
del huevo por incremento de costes y sus efectos en los consumidores son minusvalorados,
ya que no se sitúan en el contexto actual de costes de los alimentos
e inflación.
Además, es imposible encontrar el enlace entre la política agrícola
comunitaria y las normas que se proponen. La Comisión emplea un lenguaje
contradictorio, presentando unas prioridades cuando trata de bienestar animal
(deseos del consumidor) y otras diferentes cuando habla de política agrícola
común (competitividad). Es imposible conciliar ambos objetivos, que se
persiguen con criterios normativos dispares. Es imprescindible una definición
política clara de las estrategias comunitarias.

AECA

Etiquetas:

Empresas mencionadas en esta noticia

{{company.logoTitle}}
  • INPROVO

  • C/ Juan Montalvo, 5, 1º D
  • MADRID
  • Madrid (España)

PUBLICIDAD

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario