La ciudad de Valladolid,
asentada a orillas de los ríos Pisuerga y Esgueva en un valle bordeado
de cerros y páramos, es el centro geométrico de la región
castellano-leonesa y actualmente la capitalidad de la autonomía de Castilla
y León.
———————————————–

Existe una hipótesis lingüística
que explica el nombre de Valladolid a partir de un topónimo de origen celtorromano:
valle tolitum, es decir «valle de aguas», lo cual permite suponer la
existencia de una villa durante la romanización que también sobrevivió
a la dominación visigoda.

Valladolid se denomina a sí
misma la ciudad de los museos, puesto que cuenta con una gran cantidad de ellos.
Desde el Museo del Dulce hasta las Casas Museo de Cervantes, Zorrilla o Colón.

Colonizada en la Alta Edad Media por los moradores del Castillo de
Cabezón, la Valladolid actual iba a nacer en la historia en el siglo XI
de la mano del Conde Don Pedro Ansúrez, a quien el rey Alfonso VI confiere
el señorío de la nueva villa.

Si durante la estancia en
esta ciudad uno desea visitar lo más destacado en cuanto a historia y cultura,
puede empeza por el convento de Sta. Clara, seguir por la Iglesia de San Benito
el Viejo y visitar también el palacio del conde de Gondomar, también
conocido como la casa del Sol, por le luminoso astro que luce en su plateresca
portada.

El museo Nacional de Escultura se encuentra en el Colegio de San
Gregorio y también desde 1985 en el Palacio de Villena. Cerca de éste
se encuentra la iglesia de San Pablo, convento dominico, al lado del cual son
de destacar el convento de las Brígidas, el museo de Valladolid y el Palacio
Real. Otros muchos edificios de todos los tiempos, incluido el Museo de Arte Contemporáneo
Español, se hallan ubicados en esta polifacética ciudad.

En
cuanto a las salidas nocturnas, incluidas las cenas, es imprescindible recordar
que los pinchos son muy típicos de la capital pucelana. Para disfrutarlos
hay dos zonas muy marcadas en la ciudad. La primera zona que uno debe anotarse
es la de Vinos.Está en los alrededores de la Plaza Mayor, y sirve tanto
para el mediodía como para la tarde-noche. Queda cerca de la zona Coca,
a la que se suele ir de terrazas tras los pinchos. En ésta se encuentran
bares como La Tasquita II, Bar La Sepia, La Criolla….Para matar el gusanillo
nocturno, la zona de Paraíso es una buena elección. Pero sin duda
el que se lleva la palma es el de las patatas, acompañadas de cualquier
salsa; Bar El Lagar, La Taberna del Fraile, Taberna La Tenada, La Taberna del
Hidalgo…

Para mayor información, clicar aquí.



Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario