La avicultura artesanal, una nueva catalogación regulada desde finales del pasado ejercicio por parte de la Xunta de Galicia, permite a los criadores de siempre dar un salto cualitativo, pero sobre todo cuantitativo en lo que atañe a la actividad y al número de aves de sus granjas, según el vicepresidente de Avimós, José Zapata Sánchez, que regenta una de las primeras explotaciones de avicultura artesanal registradas en la comarca. Zapata cuenta en la actualidad con 230 aves en su cuidado gallinero, un recinto exclusivo para la raza de Mos, que, según sus pretensiones podría convertirse en el futuro en proveedor de gallos y pulardas -aves de hasta seis meses de edad que aún no son ponedoras- de Mos para todos aquellos restauradores interesados en introducir en sus cartas las carnes de esta raza.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario