María Dolores Rubio, Directora General de Salud Pública, Drogodependencia y Consumo, de Castilla-La Mancha (en el centro), en compañía los responsables de Francisco de Lucas e hijos

María Dolores Rubio, Directora General de Salud Pública y Consumo de Castilla-La Mancha, (en el centro), en compañía los responsables de Francisco de Lucas e hijos

La directora general de Salud Pública y Consumo de Castilla-La Mancha, Dolores Rubio, alabó ayer martes al sector de la avicultura en la Comunidad al referirse a él como un referente a nivel nacional e internacional en seguridad alimentaria.

Rubio realizó estos elogios en una visita a la empresa agroalimentaria «Francisco de Lucas e Hijos», situada en el municipio guadalajareño de Mondéjar, que suministra a supermercados y grandes superficies en nuestro país, como AhorraMas, Día o Hiperusera, y exporta a países terceros como Mauritania y, con anterioridad, Guinea Ecuatorial.

«Las empresas clasificadoras de huevos de Castilla La Mancha destacan por la calidad en los procesos productivos y por su competitividad en los mercados, tanto en el ámbito de la UE como en los mercados de países terceros», señaló Rubio. «Un huevo fresco, limpio, procedente de ponedoras sanas, manejado en condiciones higiénicas de garantía no alberga contaminación y, por tanto, es un alimento seguro, recordó Rubio.

En su opinión, se trata de uno de los alimentos más completos para el ser humano; por ello, «es importante que cumpla con los estándares de máxima calidad y seguridad alimentaria», cometido al que «dedican sus esfuerzos» las empresas clasificadoras de Castilla La Mancha, implantando sistemas de control «que permiten obtener productos seguros», apuntó Rubio.

En equipos multidisciplinares, compuestos por Veterinarios y Farmacéuticos, sólo en la provincia de Guadalajara realizan un mínimo de 200 inspecciones anuales a los 20 centros de clasificación de huevos censados en esta provincia, habiendo realizado en toda la región más de mil controles en los 132 establecimientos censados.

Cabe recordar que los inspectores oficiales de Salud Pública son los encargados de efectuar el control oficial en las clasificadoras de huevos, con el fin de garantizar la seguridad de todos los puestos a disposición del consumidor.

En la actualidad, la empresa ‘Francisco de Lucas e Hijos’ emplea a una treintena de personas, produce diez millones de docenas de huevos al año, cuenta con 550.000 gallinas ponedoras y una superficie de clasificación y almacén cercana a los 2.000 metros cuadrados. EFEAGRO

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario