Para asegurar la calidad del agua en una explotación, se deben supervisar tanto parámetros microbiológicos como físicos, químicos y otros que puedan afectar a la salud de los animales. Se debe considerar siempre que, si no se toma ninguna medida preventiva, el agua que llegará a los animales a través de los bebederos estará contaminada.
[Artículo publicado en Febrero 2011 en SELECCIONES AVICOLAS]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario