Comparte

caponLa carne de capón -pollo castrado- y la pularda -pollita castrada- serán este año protagonistas en las mesas navideñas, en las que van «comiendo» terreno al tradicional pavo y en las que se abren un hueco permanente otros productos como el foie y el magret de pato. Fuentes del sector han asegurado que las carnes avícolas siguen siendo reclamo principal para las comidas familiares navideñas.

Para el secretario general de la Organización Interprofesional de la Avicultura de Carne de Pollo (Propollo), Ángel Martín, diciembre ha pasado a ser un mes «fundamental» para el sector, porque la irrupción de la crisis marcó una tendencia hacia la compra de este tipo de carne, más barata que otros tradicionales en estas fechas. En este sentido, Martín ha detallado que el año pasado el consumo de pollo no disminuyó en estas fechas, en detrimento de otros productos como el pescado o la carne de cordero; además de resaltar su versatilidad a la hora de cocinarlo: asado o relleno de fruta, almendras, avellanas o de paté.

El director de la Real Escuela de Avicultura, José Antonio Castelló, ha remarcado la estabilidad en el consumo de carne de pollo durante todo el año, mientras que las ventas de capón sí que están concentradas básicamente en Navidad, sobre todo por su precio. Castelló apunta a la pularda, el foie de pato o de oca como otros alimentos avícolas vinculados a Navidad; mientras que el pavo va perdiendo terreno en estas fechas, en parte porque su consumo se ha ido desestacionalizando en los últimos años.

Desde el Consejo Regulador de la Indicación Geográfica Protegida (IGP) Pollo y Capón del Prat, su presidente, Manuel Torres, recuerda que los productos de este marca certificada están «muy identificados» con la Navidad. Según Torres, las cifras de volumen de ventas de la IGP se mantendrán como en los años anteriores -en torno a los 2.000 pollos y entre 20 y 30 capones- y los precios se han fijado en los 14 euros/kilo y los 28 euros/kilo, respectivamente.

En el caso de la empresa palentina Cascajares, suele comercializar más de 20.000 capones rellenos por estas fechas; compañía que este año ha sacado al mercado un millar de pavos de Acción de Gracias, lo que deja entrever cómo esa calando esta costumbre americana en las comidas navideñas españolas.

El foie y el magret de pato también se han abierto su hueco, según el presidente de la Asociación Interprofesional de las Palmípedas Grasas (Interpalm), Ramón Puyuelo. Para Puyuelo, este año los hogares españoles están apostando más por las gamas de mayor calidad en este sector y prevé unos niveles de consumo similares a 2012, cuando dieron salida a más de 200 toneladas de foie gras y más de 850 toneladas de carne de pato.

Fuente: EFEAGRO

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario