Comparte

425 profesionales del sector avícola participan durante esta semana en unas jornadas en las que se analiza la producción de huevos y carne, y las patologías de esta producción animal.
———————————————–
425 profesionales del sector avícola participan durante esta semana
en unas jornadas en las que se analiza la producción de huevos y carne,
y las patologías de esta producción animal.

La aplicación de los dictados contenidos en las nuevas Directivas Europeas
de Bienestar Animal provocarán un incremento en los costes de producción
avícola que, los primeros estudios, han cuantificado en «no menos
de un 15%». Este aumento se repercutirá, directamente, en el consumidor
al que, en compensación, se le proporcionará «un plus añadido
de seguridad alimentaria».

Este sector es especialmente puntero en Castilla y León, donde se concentra
aproximadamente el 22% de todo el censo de gallinas de España. Casi 10
millones de ejemplares de los que cerca de 1,9 se concentra en un área
de 40 kilómetros a la redonda de Aranda de Duero.
Asimismo, la región
proporciona al mercado un millón de pollos de carne cada semana.
Estos datos los dio a conocer el lunes 19 el director general de Producción
Agropecuaria de la Consejería
de Agricultura de la Junta de Castilla y León
, Baudilio Fernández-Mardomingo,
quien junto a la subdirectora general de Comercio del Ministerio
de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino
, Esperanza Orellana, y el
alcalde de Aranda
de Duero
, Luis Briones, inauguró ayer las Jornadas
Profesionales de Avicultura 2008
que durante esta semana se celebran en
el recinto ferial permanente de la capital ribereña.
Una cita que ha captado la atención de cuatro centenares de profesionales
del sector y que a lo largo de cinco días está analizando la situación
que atraviesa la producción de huevos, la de carne y las patologías
de este ganado.

Al margen de adaptarse a las nuevas exigencias en materia de bienestar animal,
el segundo gran reto al que debe enfrentarse el mundo de la avicultura, según
el responsable regional de Producción Agropecuaria, es la seguridad alimentaria.
En ese sentido, reconoció que, al margen de otras enfermedades, uno de
los problemas más candentes es el de la salmonella «porque los huevos
son productos de consumo inmediato, muchas veces no bien cocinados».
Frente a este peligro, advirtió que la Junta de Castilla y León
empezó hace tiempo a poner en marcha medidas para evitar su aparición
obteniendo resultados muy positivos ya que desde hace tres años no se
ha detectado en ninguna de las granjas de la región la presencia de esta
enfermedad.

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario