Comparte

eoalakLa localidad de Llodio, en la provincia de Álava, ha vivido unos días de fiesta en torno a la gallina llodiana, que ha sido la protagonista de la IV Muestra Internacional de Avicultura de la asociación Eoalak. Durante todo el fin de semana pasado, los criadores y aficionados han puesto de relieve la importancia de conservar esta raza, que es la rubia alavesa o gallina llodiana, una especie que destaca por tener una cresta de cinco o siete dientes bien definidos, patas y piel amarillenta y un plumaje rubio leonado. En principio, está destinada al consumo doméstico y es de aptitud mixta, ya que vale tanto para puesta de huevos como para carne. Sin embargo, se encuentra en serio riesgo de extinción debido, sobre todo, a la dejadez en cuanto a la hora de la selección en la cría.

Es por eso que el cuarto marqués de Urquijo, un experto avicultor, trabajó durante años por evitar la desaparición de esta gallina, recorriendo caseríos durante los años 20 para buscar gallinas con buena morfología que pudieran servir de reproductoras. Tras el fallecimiento del marqués, la raza fue perdiéndose de nuevo hasta los años 70. Hoy en día existen seis criadores con unos 70 ejemplares, de los que 23 pudieron contemplarse en la muestra, en la que también se expuso medio millar de ejemplares de gallinas, patos, pavos, ocas y palomas, así como conejos, que han llegado procedentes de Asturias, Euskadi, Mallorca, Castilla y León, Madrid, o incluso Francia. Los organizadores apuntaron que este año han traído también conejos porque en Alemania o Francia, que hay mucha cultura de crianza, exposición y venta avícola, la cunicultura y la avicultura van siempre de la mano.

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario