Comparte

La UE no cree que la gripe aviar en aves silvestres sea una amenaza.  Destacan que no se ha registrado ningún caso de gripe aviar transmitida a humanos y la letalidad en las aves salvajes del norte de Europa es muy baja

El último informe conjunto del Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (ECDC) y la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) sobre la gripe aviar, que aborda un periodo del 16 de noviembre al 15 de febrero, considera que los casos de gripe aviar de alta patogenicidad (HPAI) y de baja patogenicidad (LPAI) detectados en aves salvajes en Dinamarca en los últimos meses no son una amenaza para los humanos.

Así, asegura que, aunque se han registrado en este periodo dos focos del virus HPAI A H5N6 en aves silvestres en Dinamarca, y LPAI A H5N3 en aves cautivas en los Países Bajos. Tampoco consideran que represente una amenaza para las aves de corral, a pesar de que Europa ha reforzado sus medias de bioseguridad y en el periodo se ha detectado un brote de virus HPAI A H5N8 en establecimientos avícolas en Bulgaria.

De hecho, hasta el momento, en Europa no se ha informado de infecciones en humanos debido a los virus de los subtipos altamente patógenos H5N8 o H5N6 ni del H5N3 de baja patogenicidad, por lo que informan que el riesgo de transmisión zoonótica es bajo.

Fuera de la UE sí que se han reportado casos de transmisión a humanos, como en China, con el subtipo H7N9, que viene causando muertes desde 2013.  Rusia, por su parte, reportó en el periodo casos de gripe aviar altamente patógena de los dos subtipos, aunque no en humanos, sino en aves de su región occidental. Asimismo, se observó un número creciente de brotes en aves de corral y aves silvestres del subtipo H5N6 en Asia, África y Oriente Medio. Actualmente no hay evidencia de una nueva incursión de virus altamente patógenos desde Asia a Europa.

 

Parte de un mismo grupo

La caracterización genética de los virus del subtipo H5N6 revela que forman parte de un mismo grupo que ha estado circulando en Europa desde diciembre de 2017. Las especies silvestres involucradas fueron aves de presa y probablemente fueron infectadas tras cazar a aves acuáticas infectadas o entrar en contacto con cadáveres de estos animales.

La secuenciación de una muestra del virus H5N6 extraída a una gaviota en Rusia occidental en octubre de 2018 sugiere que el virus se agrupa dentro del citado  2.3.4.4c y está estrechamente relacionado con los virus que se transmiten zoonóticamente en China.

A pesar de esto, las autoridades sanitarias europeas llaman a la calma y aseguran que la letalidad en aves silvestres es muy baja. De hecho, es tan reducida que los sistemas de vigilancia pasiva no están siendo lo suficientemente sensibles para establecer una prevalencia.

Asimismo, instan a continuar con estos sistemas de vigilancia para detectar fallecimientos de aves que servirían de centinela, eso sí, complementados con planes de vigilancia activa para recopilar información sobre el estado infeccioso de los virus HPAI de poblaciones de aves silvestres aparentemente sanas.

 

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario