Comparte

La industria española de piensos animales alcanzó
en 2005 la cifra récord de producción de 21.000 millones de toneladas,
un 1,3 por ciento más que en el ejercicio anterior, en un año difícil
marcado por la sequía y el recorte de cosecha de cereales.
———————————————–

El
presidente de la Confederación
Española de Fabricantes de Alimentos Compuestos para Animales
(CESFAC),
Florentino Ruiz, señaló durante la Asamblea General de la Asociación
que pese a padecer fuertes recortes de cosecha en el mercado nacional el sector
ha sabido adaptarse y el flujo de importaciones ha funcionado «muy bien».

Florentino destacó que 2005 se ha caracterizado por la adaptación
de la industria de alimentación animal a las nuevas normativas
comunitarias
en materia de higiene, trazabilidad, calidad y seguridad alimentaria.

Añadió
que los fabricantes han modificado sus estructuras de control de la producción
y han apostado por la certificación para
dar valor añadido a
sus piensos, que es lo que demandan, no tanto sus clientes como el consumidor
final de los productos de origen animal.

El director de CESFAC, Jorge
de Saja, señaló que, a pesar del crecimiento de la producción,
el sector ha recortado sus márgenes comerciales y en volumen de negocio
la industria cerró el año 2005 con 6.300 millones de euros de facturación.

Apuntó que la escasez de cosecha de cereales en el mercado nacional,
debido a la sequía, ha modificado la forma de trabajar de
los fabricantes
que han aprendido a gestionar las compras de materias primas, con una dependencia
casi absoluta de las
importaciones, que han doblado a las realizadas en una
campaña normal.

De Saja resaltó que la gripe aviar ha
hecho disminuir la fabricación de piensos compuestos para avicultura y
los fabricantes
han detraído su anticipación de compra de materia
prima cerrando operaciones prácticamente al día.

Valoró
las intenciones de la Unión Europea de flexibilizar las restricciones al
uso de harinas cárnicas en la alimentación animal y
añadió
que el uso de harinas de pescado en la alimentación del vacuno beneficiaría
a los fabricantes multiproducto (piensos para
distintas especies animales).

El director de CESFAC mostró su preocupación ante el contencioso
que enfrenta a los semilleros y productores de soja argentinos con la multinacional
Monsanto por la negativa de los primeros a pagar los royalties (derechos de patente)
de la simiente registrada por dicha compañía.

Monsanto,
ante la postura de los productores argentinos de soja ha bloqueado y denunciado
a buques procedentes de Argentina cargados de soja «ilegal», según
la multinacional, en puertos comunitarios, condicionando el abastecimiento de
la industria de piensos que importa de este país el 20 por ciento de la
soja que utiliza en sus fórmulas.

De Saja declaró que
CESFAC está jugando un papel determinante como intermediaria entre las
partes en conflicto e insistió en que las negociaciones van por buen camino.



Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario