Comparte

sojaEn 2006, a raíz de un informe de Greenpeace y bajo la presión de los consumidores, grandes compañías como McDonalds y Wal-Mart decidieron dejar de consumir soja cultivada en tierras forestales de la Amazonia brasileña. Es lo que se ha llamado la moratoria de soja. Algunas empresas importantes del sector, como Cargill accedieron a no comprar este producto, que lo que estaba provocando era que los agricultores talasen árboles de la selva para así ampliar sus campos de cultivo.

En un nuevo estudio publicado recientemente en Science, investigadores de la Universidad de Wisconsin-Madison demuestran que la moratoria ayudó a reducir drásticamente la cantidad de deforestación vinculada a la producción de soja en la región. Según los investigadores, antes de la moratoria, el 30% de la expansión de la soja se produjo a través de la deforestación, y después de la moratoria, casi ninguno lo hizo, sólo alrededor del 1%. 

El estudio también argumenta que hay suficientes tierras despejadas en la Amazonía para permitir que el área de la producción de soja se expanda en un 600%. Actualmente, la superficie de tierras utilizadas para el cultivo de soja en la Amazonía es comparable al tamaño de Vermont. Brasil rivaliza sólo con Estados Unidos en términos de la producción de soja.

 

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario