El pasado 15 de junio, los productores británicos de huevos pidieron
la prohibición
de las importaciones
de países como España después
de que la cadena británica BBC difundiera
un informe
de la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (AESA),
según el cual se registran elevados niveles de salmonela en granjas.
———————————————–

El jueves 15 de junio, los productores británicos
de huevos pidieron la prohibición de las importaciones de países
como España después de que la cadena británica BBC difundiera
un informe de la Agencia
Europea de Seguridad Alimentaria
, según el cual se registran elevados
niveles de salmonela en granjas (la salmonela es la bacteria que puede encontrarse
en huevos, leche sin procesar, carne y agua; algunas veces puede causar enfermedades
en humanos, pero otras no es perjudicial). Los resultados preliminares del estudio
muestran que los niveles de infección de salmonela en granjas eran un 64,3%
en la República Checa, un 55,8% en Polonia y un 51,7% en España.
Como contraste (siempre según la BBC), las granjas avícolas del
Reino Unido registran sólo un 8%. Los datos pertenecen a un avance del
estudio que la AESA finalizará el próximo mes de octubre para determinar
la prevalencia de salmonela en las granjas de la UE.

Aproximadamente el
85% de los huevos que se consumen en el Reino Unido los producen gallinas del
país. La Organización Interprofesional del Huevo y sus Productos (Inprovo)
está convencida de que algunos países de la UE pretenden frenar
las exportaciones españolas en un momento de crisis de precios en el mercado
comunitario (España exportó el año pasado 95.860 toneladas, 7.170 de las cuales al Reino Unido).

En
la granja, no en los huevos

Tanto el Ministerio de Agricultura español
como Inprovo aseguraron que los huevos españoles son seguros y no representan
un riesgo para los consumidores. El informe buscó la salmonela en el polvo
de ambiente de la granja y en las heces de las gallinas, no en los huevos. «La
presencia de salmonela en granjas no implica que exista un riesgo mayor de infección
alimentaria que el que había hasta la fecha. Por lo tanto, no se trata
de un estudio para determinar la prevalencia de esta bacteria en el huevo, ni
siquiera en la gallina», advirtió Inprovo.
El propio informe de
la Unión Europea insiste en la misma idea y recuerda que la contaminación
de granjas no implica siempre la del huevo. En algunos estudios se estima que
el riesgo de que la gallina transmita la infección al huevo apenas llega
al 3%. «En el caso de que se contaminara, se desecharía antes de llegar
al consumidor», aseguraron los productores.
En declaraciones a la prensa
del 15 de junio, la Ministra de Agricultura, Elena Espinosa, defendió el
control total que se realiza en las explotaciones españolas. «Los
consumidores pueden tener la seguridad de que cualquier producto que sale de la
cadena alimentaria española cuenta con los controles necesarios»,
insistió. Agregó que los consumidores cuentan actualmente con la
herramienta del código
con que se identifica a cada huevo, en el que que se especifican la fecha de puesta,
la granja en la que se produjo y la fecha de caducidad, entre otros datos.
Por
su parte, Inprovo aseguró que no hay riesgo de infecciones alimentarias
por el consumo de productos procedentes de las granjas españolas, en las
que existen medidas de higiene y seguridad alimentaria dirigidas al control de
la salmonela. Otro dato para explicar los malos resultados españoles es
el número de análisis realizados en cada país, asegura Inprovo.
España es uno de los que más muestras ha presentado: 3.367, frente
a las 77 de Grecia o apenas 56 de Lituania. La época en la que se realizó
la toma de muestras en las granjas, entre octubre de 2004 y septiembre de 2005,
tampoco favoreció a España, ya que desde mayo de 2005 es obligatoria
la vacunación
contra la salmonela en las gallinas ponedoras.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario