Comparte

consumo-carneSegún las previsiones de la Comisión Europea, la producción de carne de ave en la UE crecerá con un ratio de 0,8% anual hasta el 2023, alcanzando una producción de 13,6 millones de toneladas en ese año. Según el estudio, el sector cárnico estará apoyado por una fuerte demanda a nivel mundial, debido a la mejora de las condiciones económicas. En Europa, las perspectivas de recuperación del crecimiento económico posibilitarán que los consumidores tengan más ingresos, lo que permitirá un mayor consumo de productos cárnicos. En la UE el consumo de carne per cápita, que en 2013 alcanzó su nivel más bajo en los últimos 11 años (64,7 kg), se espera que se recupere a partir de este año.

Así, en 2023 se espera que el consumo per cápita llegue a 66,1 kg, similar al nivel que había en 2011. En concreto, en este periodo se supone que la carne de ave será el producto más dinámico gracias a su precio más barato, la comodidad y su imagen saludable, aunque la carne de cerdo seguirá siendo la favorita en Europa. Por el contrario, la carne de vacuno y ovino caerá en términos absolutos y relativos. Esta recuperación del consumo de carne es moderada porque la gente va cambiando sus hábitos en la dieta, a favor del pescado y/o de reducir la frecuencia de la carne en sus dietas.

En cuanto a las cosechas, la climatología tan desfavorable que se produjo en 2012 -sequías en Estados Unidos y en Europa del Este- subió el precio de los cereales y consecuentemente el de los piensos, lo que afectó a la producción de carne ejerciendo presión sobre los márgenes, a pesar de que los precios de la carne alcanzaron máximos históricos en 2012 y 2013. En la perspectiva actual, se espera que el pienso se mantenga con precios relativamente altos, aunque muy por debajo de los precios de 2012.

 

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario