Comparte


———————————————–

Ni siquiera los apacibles pastos holandeses están a salvo de la imparable
invasión publicitaria. «Si los futbolistas pueden pasearse con anuncios
en sus camisetas, ¿por qué no van a poder hacerlo mis ovejas?»,
se preguntó un buen día André Kroen, un emprendedor granjero
holandés desanimado por el escaso rendimiento que sacaba a su ganado (La
Vanguardia
).

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario