Comparte

La reacción del COPA-COGECA

La reacción del COPA-COGECA ante la «Estrategia de la Granja a la Mesa» es clara: el éxito de la misma va de la mano de los agricultores, que deben contar con un sistema alimentario sostenible, ayuda e instrumentos apropiados. La estrategia debe reducir las desventajas competitivas relacionadas con los métodos de producción fuera de la UE y proteger las elevadas normas europeas mundialmente reconocidas.

El Presidente de la COGECA – Confederación de Cooperativas de la UE -, el español Ramón Armengol, afirma que «Como agricultores y cooperativas agrarias, deberíamos contar con los instrumentos y la certeza política que posibiliten las inversiones necesarias, sobre la base del comercio interior y exterior de la UE. No se trata solo de ofrecer ayuda financiera de la UE a la inversión, sino de hacerla posible. Los agricultores europeos y las cooperativas agrarias precisan de tecnologías alternativas, de una cadena alimentaria más justa y operativa, y de una conexión más cercana con el consumidor».

Por ello urgen a la Comisión Europea que garantice que los próximos pasos de la Estrategia de la Granja a la Mesa se acompañen de una evaluación inicial de impacto exhaustiva sobre el uso de la tierra, así como de la consulta con las partes interesadas.

Es especialmente decisivo en el caso del uso de los productos fitosanitarios, las ventas de antibióticos, el uso de fertilizantes y las normas sobre bienestar animal.

A la hora de proponer las metas para la producción ecológica, la Comisión no debe ignorar el impacto socioeconómico acumulativo asociado al rendimiento más bajo que tiene la producción ecológica en general, como tampoco debe ignorar la realidad del mercado y el descenso del rendimiento en la producción convencional debido a la carencia de los instrumentos necesarios.

Ante estos problemas, aplauden la iniciativa de crear un Observatorio de la Seguridad Alimentaria en la UE. Es esencial fomentar el consumo de alimentos sanos y una dieta equilibrada. La comunidad agrícola europea apoya toda medida que aliente al consumidor a optar por una dieta sana y saludable. Por ello, el etiquetado nutricional y las orientaciones dietéticas deben tener base científica. Las iniciativas deben considerar que los productos agrícolas proporcionan un valor nutritivo esencial y de vital importancia, incluso los productos de origen animal, cuyo papel en una dieta saludable no puede ignorarse.

 

Etiquetas:

Empresas mencionadas en esta noticia

{{company.logoTitle}}
  • INPROVO

  • C/ Juan Montalvo, 5, 1º D
  • MADRID
  • Madrid (España)

PUBLICIDAD

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario