Durante los pasados 2 a 5 de diciembre se celebró en Valencia, España, el Symposium «El huevo en el contexto de la dieta mediterránea». El congreso fue moderado por la Dra. Ana Sastre, Jefa del Departamento de Nutrición del Hospital Ramón y Cajal de Madrid.
Las principales conclusiones del mismo fueron la necesidad por parte del colectivo médico de revisar al alza las recomendaciones de consumo semanal de huevos, el destacable aporte en vitamina B y D del huevo a la dieta y la recomendación final de que es un alimento que no debe faltar en toda dieta completa y equilibrada.

———————————————–

Durante los pasados días 2 al 5 de diciembre se ha celebrado en Valencia el II Congreso Nacional de la Sociedad Española de Nutrición Básica y Aplicada -SENBA- con la participación de más de 300 expertos relacionados con la nutrición y la salud.
En este marco se ha celebrado el Symposium «El huevo en el contexto de la dieta mediterránea», en el que ha participado, junto a otros expertos, la doctora Rosa Ortega, del Departamento de Nutrición de la Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense de Madrid. En su intervención la Dra. Ortega aportó datos sobre la composición y equilibrio de nutrientes en el huevo, que prueban las ventajas que supone el consumo de este alimento para nuestra salud.
La Dra. Ortega destacó que el huevo es uno de los alimentos más completos y que sin embargo, se consume por debajo de lo aconsejable. Las últimas recomendaciones dietéticas consideran adecuado un consumo de entre 3 y 7 huevos por semana, según la composición del resto de la dieta y las particularidades metabólicas de cada individuo.
Para la doctora Ortega, el problema de la colesterolemia, con el que se ha venido ligando al huevo, está mal enfocado pues se ha lanzado «un mensaje equivocado, dado que el control de esta enfermedad es bastante complejo y no depende del consumo de un único alimento». En el control de la colesterolemia parece tener mayor influencia la calidad de la grasa ingerida que la cantidad de colesterol total. La elevada proporción de ácidos grasos monoinsaturados en la grasa del huevo, y su contenido en fosfolípidos y lecitina minimizan los efectos negativos del consumo de colesterol.
Las más recientes investigaciones constatan que la eliminación o reducción de los huevos de la dieta para disminuir la ingesta de colesterol puede desencadenar carencias nutricionales ligadas al desarrollo de patologías, como cataratas, cáncer, o degeneración de la función mental, entre otras, que ocasionan perjuicios mayores que los que se quieren evitar con la restricción.
Además, en el Symposium se señaló que el huevo es un alimento muy completo, por la equilibrada proporción de proteínas, carbohidratos, grasas, minerales y vitaminas que contiene, entre las que destacan la vitamina B y la vitamina D. De hecho, el huevo es uno de los alimentos más ricos en vitamina D, de la que nuestra dieta es deficitaria.

Los huevos contribuyen de forma destacada a lograr un balance nutricional adecuado en las situaciones de demandas extras en nuestro organismo: durante el periodo de rápido crecimiento de los niños y adolescentes, en la gestación y la lactancia, y también en los ancianos. En este colectivo, el huevo aporta un elevado valor nutritivo, de fácil digestión y masticación, y ayuda a mejorar la función mental -importante en enfermos de Alzheimer, ancianos con demencia presenil, etc.

En el Symposium, moderado por la Dra. Ana Sastre, Jefa del Departamento de Nutrición del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, se concluyó que «no existe razón para mirar al huevo con recelo. Su elevado valor nutritivo, el hecho de que guste y resulte apetecible a la mayor parte de los individuos, y el ser uno de los alimentos característicos de la dieta mediterránea son algunas de las razones que aconsejan incluir el huevo en una dieta completa y equilibrada».
Precisamente en esta faceta se centró otro de los ponentes, el Dr.Juan Cruz Cruz, de la Universidad de Navarra, en su intervención «Presencia del Huevo como Alimento Tradicional en la Dieta Mediterránea. Una visión cultural gastronómica».
La exposición «Contaminación de alimentos e impacto sobre la salud», presentada por la Dra. Begoña Sesma, del departamento de Salud Pública de Navarra, junto con las ponencias «Factores de riesgo cardiovasculares y dieta mediterránea», por el Dr. Pedro Mata López, de la Fundación Jiménez Díaz, de Madrid, y «Colesterofobia: de lo esperado a la realidad; alimentos buenos y malos» del Dr. Alfredo Entrala Bueno, del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid, completaron las conferencias de este Symposium.

Para saber más:
Instituto de estudios del Huevo

Egg Nutrition Center

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario