Comparte

afpDespués del fuerte recorte de las ayudas europeas a la exportación de pollo congelado, el sector avícola en Francia se ha apresurado a alertar que el fin de estos subsidios supone la condena “a muy corto plazo” de los 4.000 puestos de trabajo directos del sector. Por eso, el Colectivo Avícola Francés (CAF) tiene toda su esperanza puesta en que el Estado intervenga.

En total, unos 4.055 puestos de trabajo, incluyendo los 1.850 de los mataderos Doux y Tilly-Sabco, dependen directamente de la industria del «pollo de exportación» – desde la selección hasta el transporte – es lo que calcula el CAF, que estima en 20.000 los puestos de trabajo indirectos que existen sólo en la primera región productora francesa.

CAF asegura que «necesitamos el apoyo del gobierno durante un período transitorio que vaya hasta diciembre de 2014,» la fecha de entrada en vigor de la nueva Política Agrícola Común (PAC), aunque está por ver que la avicultura pueda aprovechar las soluciones que esta propone, comenta el productor Jean-Michel Choquet. En el mismo sentido ha insistido el criador de aves de corral Jean-François Hamon: “Si no hay ayudas en los 18 meses que vienen, todos vamos a cerrar», asegura.

La Comisión Europea decidió el pasado julio eliminar los subsidios a las exportaciones de aves de corral, que inicialmente iban a continuar hasta el final de 2014. Francia es el país más afectado por el volumen de ayudas que tenía, que utilizaba para contrarrestar la competencia de los mercados de congelados de Brasil.

Más información en la prensa francesa.

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario