Comparte

En diciembre de 2008 el Consejo de Ministros de Agricultura y Pesca de la Unión Europea (UE) decidió mantener el veto a las importaciones de carnes de ave procedentes de Estados Unidos porque en este país las canales son tratadas con productos clorados.

El tema viene de lejos y la Comisión Europea (CE) ya había propuesto ciertas condiciones la utilización de ciertas sustancias (por ejemplo el dióxido de cloro o peroxiácidos) para desinfectar las carnes de ave. Sin embargo, el pasado mes junio los representantes de los Veintisiete, durante una reunión del Comité Permanente de la Cadena Alimentaria de la UE, en la que sólo el Reino Unido se abstuvo, ya se opusieron a levantar el veto contra la carne norteamericana de ave tratada con cloro.
Actualmente en la UE hay una amplia mayoría de países que están en contra de abrir la puerta a las canales de pollo norteamericanas y ninguno ha mostrado su apoyo. Por tanto, todo parece indicar que, a cusa de esta prohibición, EE.UU., que no puede enviar sus carnes avícolas al mercado comunitario desde hace más de diez años, por el momento continuará igual.

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario