Comparte

La Unión de Pequeños Agricultores (UPA) repartió, el pasado 7 de abril, unas 5.000 raciones de pollo frito y vino gratis en Granada como muestra de la situación insostenible que está viviendo el sector avícola y para dejar clara la inminente necesidad de regularlo.

Los agricultores solicitan que se regule la actividad avícola ya que, según
el secretario general de la UPA en Andalucía, Agustín Rodríguez,
la política de las integradoras «es abusiva» y la Consejería
de Gobierno no pone remedio a ello, sino que «sigue mirando para otro lado».

Con la protesta en Granada, donde hay unas 170 granjas del sector avícola
que han perdido un 10% de las ganancias en los últimos años, la
UPA pretende conseguir que se tomen cartas en el asunto y que se proteja más
al granjero, ya que ahora mismo éste está «literalmente en
manos de las integradoras».

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario