La producción de pollos en los países de la Unión Europea (UE) pasará de 9,1 millones de toneladas en 2001 a 9,6 millones de toneladas en 2009, al tiempo que las importaciones se incrementarán de 788.000 toneladas a 992.000 toneladas en este periodo, mientras que las exportaciones pasarán de 966.000 a 950.000 toneladas.
———————————————–

La producción de pollos en los países de la Unión Europea
(UE) pasará de 9,1 millones de toneladas en 2001 a 9,6 millones de toneladas
en 2009, al tiempo que las importaciones se incrementarán de 788.000 toneladas
a 992.000 toneladas en este periodo, mientras que las exportaciones pasarán
de 966.000 a 950.000 toneladas.

Estas son las perspectivas para el mercado avícola que recoge el informe
de la Comisión Europea con las últimas previsiones para los mercados
agrícolas de la UE entre 2002 y 2009 y en el que asegura que los países
de la Unión se convertirán en un importador neto a medida que
se incremente la competitividad de otros países.
Añade que a medio y largo plazo las perspectivas para el sector avícola
son menos optimistas que las del pasado, ya que el reciente incremento de las
importaciones de pollo (407.000 toneladas entre 1999 y 2001) ha minado el potencial
de producción comunitario.
Afirma que la mayor parte del crecimiento del consumo es satisfecho por el pollo
comprado en Brasil o Tailandia, al tiempo que los Estados miembros están
perdiendo sus tradicionales mercados para la exportación por la competitividad
mundial.

Este informe detalla que en estos años la avicultura ha mostrado un
mayor desarrollo sostenido que el vacuno o porcino, con una media del 3,2 por
ciento entre 1995 y 1998, aunque en 1999 mostró por primera vez en muchos
años una reducción en la producción del 0,5 por ciento
comparado con 1998.
Esta caída, según el informe, se debe principalmente a la reducción
de la producción, la crisis de las dioxinas en Bélgica y el brote
de influenza aviar en Italia.
Sin embargo, apunta que la aparición de la encefalopatía espongiforme
bovina (EEB) se transformó en el incremento de la demanda de otras carnes,
lo que benefició especialmente a la avicultura, que incrementó
su producción en 2001 el 3,7 por ciento
en comparación con el año anterior.

Según este estudio los costes de producción han bajado gracias
al recorte en la Agenda 2000 del precio de intervención de los cereales
en un 15 por ciento, aunque la reciente prohibición de la inclusión
de proteínas animales en la alimentación del ganado ha neutralizado
este margen.
El informe afirma que dentro de los países de la ampliación tres
son los que dominan la producción: Polonia, Hungría y Rumanía.
Estima que en los países de la ampliación la demanda de carne
aumentará, pero sobre todo la de pollo, y según los cálculos
de la Comisión el consumo pasará de los 1,72 millones de toneladas
en 2002 a 1,87 millones de toneladas en 2009, lo que supone un incremento per
cápita de los 16,4 kilos actuales a los 17,8 kilos/año/persona
en 2009.

El informe recoge que Hungría es el país con mayor fuerza exportadora
y que los remanentes de producción pasarán de 130.000 toneladas
en 2002 a 160.000 toneladas en 2009.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario