La Confederación Española de Detallistas de la Carne (Cedecarne), que representa a unas 35.000 carnicerías de toda España, ha informado que las ventas de carne de vacuno han caído entre un diez y un 15 por ciento desde que a principios de noviembre surgiera la crisis de las «vacas locas» en Francia.
———————————————–

El coordinador general de Cedecarne, José Moya Agudo, señaló que a pesar de esta caída en las ventas, la reacción del consumidor ha sido mucho más comedida que en 1996, cuando se hundió el consumo de esta carne debido a la aparición en Reino Unido de los primeros casos de encefalopatía espongiforme bovina (EEB), enfermedad conocida como mal de las
«vacas locas».

Moya apuntó que los distintos gremios provinciales han podido constatar que los consumidores muestran cierta preocupación a la hora de comprar carne de vacuno debido a la sucesión de noticias que publican los medios de comunicación sobre el mal de las «vacas locas», y que estos preguntan sobre todo por el origen del producto.
Matizó que, no obstante, la reacción de los consumidores ha sido más comedida de lo previsto gracias a los mensajes tranquilizadores que se han dado desde la Administración y el propio sector productor de vacuno de carne español.

Moya indicó que la carnicería tradicional «está jugando un papel fundamental a la hora de tranquilizar a los consumidores, ya que cuando la gente decide comprar carne en estos establecimientos, en vez de en grandes superficies, lo que valoran realmente es la confianza que le ofrece el profesional sobre la carne que vende».
Destacó que los consumidores demandan actualmente en las carnicerías carne de origen nacional y que el pasado sábado muchos establecimientos incrementaron sus ventas de pollo y cerdo, a pesar de lo cual los precios de estos tres productos han permanecido prácticamente estables. Moya aseguró que, por ahora, esta caída de las ventas se ha traducido en un incremento de «stocks» en los establecimientos detallistas, mientras que los pedidos a mayoristas se sitúan en los mismos volúmenes que semanas anteriores.

A su juicio, los carniceros mantienen de momento el mismo ritmo de entrada de carne en sus establecimientos a la espera de que finalice esta crisis, aunque no descartó que la situación del
mercado nacional empeore si continúan saliendo en los medios informaciones sobre las «vacas locas».

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario