Comparte

La joven Cooperativa Asturiana SOCASTRUZ negocia con una empresa nacional la comercialización de sus productos del avestruz.
———————————————–

La carne de avestruz asturiano podría encontrarse en breve en las estanterías de hipermercados de toda España. Los propietarios de granjas de cría de estos animales en el Principado, reunidos en la cooperativa Socastruz, estudian ya una oferta presentada ayer por la empresa vallisoletana El Monte, una de las primeras firmas nacionales en la comercialización de productos alimenticios derivados del avestruz. La firma castellana, que distribuye sus patés, mollejas, carnes y chorizos en las principales grandes superficies comerciales del país, prevé convertirse en una nueva sociedad que aglutine, desde Valladolid, a varias cooperativas, entre ellas la asturiana.

De este modo, si los criadores de Socastruz dan el sí a la oferta, la carne de avestruz criado en Asturias podrá comercializarse, tanto dentro como fuera del Principado, a partir de los primeros meses del año 2000. En el caso contrario, habrá que esperar al menos hasta el mes de junio, ya que los criadores asturianos se mantienen aún a la espera de encontrar un matadero que les permita utilizar sus instalaciones para sacrificar a sus animales.

En cualquier caso, la salida al mercado de la carne de avestruz autóctono se producirá el año próximo, según afirmó ayer el presidente de la sociedad Socastruz, Marcos Alvarez, «porque es factible y necesario». El máximo responsable de la cooperativa se reunió ayer con sus compañeros en la localidad gijonesa de Trubia, próxima a Veranes, para analizar las conversaciones mantenidas con los mataderos comarcales de Gijón y Pola de Siero y unificar los pedidos de pienso para las aves, que suministrará una empresa asturiana. Ambas instalaciones de sacrificio y despiece de animales, elegidas por su ubicación en la zona central de Asturias, estudian aún el presupuesto que presentarán a Socastruz para satisfacer la demanda presentada por los criadores.

Una intensa actividad para la sociedad cooperativa, que está integrada por seis jóvenes cuya edad media ronda los 30 años y que apenas lleva dos meses en funcionamiento. Sin embargo, a pesar de su corta vida, agrupa ya a criadores de Serín y Veranes, en Gijón; Onís, Siero, Carreño y Gozón, y prevé la entrada, a corto plazo, de nuevos propietarios de instalaciones de cría ubicadas en Lugones y Mieres.
Los aproximadamente 120 avestruces adultos que viven en fincas asturianas ponen ya una estimable cantidad de huevos, pero sus criadores anuncian que, «a pesar de la expectación que levanta el hecho de freír sobre una paellera un huevo de estas dimensiones», este producto no se comercializará a través de los canales habituales en Asturias, sino que los huevos puestos por los avestruces se emplearán, en su gran mayoría, para la incubación de pollos que proporcionen la carne deseada.
«El Gobierno asturiano nos tiene de momento un poco dejados», explicó Alvarez. Socastruz instó a las autoridades sanitarias del Principado, a través de su presidente, a informar positivamente a los mataderos de Gijón y Siero en las gestiones que realizan los criadores.

La Nueva España [06-Sep-99] Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario