La FAO ha expresado su preocupación sobre el resurgir de brotes de influenza aviar en China, Egipto, Indonesia, Japón, Nigeria, Corea del Sur, Tailandia y Vietnam, pero ha subrayado que el número de brotes en las primeras semanas de 2007 ha sido claramente más bajo que las oleadas de la epidemia del año pasado.
———————————————–
La FAO ha expresado su preocupación sobre el resurgir de brotes de influenza
aviar en China, Egipto, Indonesia, Japón, Nigeria, Corea del Sur, Tailandia
y Vietnam, pero ha subrayado que el número de brotes en las primeras
semanas de 2007 ha sido claramente más bajo que las oleadas de la epidemia
del año pasado.
El organismo de la ONU urgió a los países a permanecer alerta
y a cooperar de forma plena con las organizaciones internacionales. El virus
continúa matando gente y destruyendo los medios de subsistencia de los
campesinos.
La propagación del virus H5N1 por las aves migratorias desde Asia hacia
Europa y África, en este último otoño/invierno parece que
no ha ocurrido al mismo nivel que en 2005, según la FAO.
Sin embargo, el comercio de aves de corral y el transporte de animales vivos
pueden hacer todavía que el virus se extienda.
Lo mismo sucede con determinados sistemas agrícolas, las migraciones
de aves silvestres y el transporte de animales durante importantes festividades
religiosas (como el Tet budista o el Aid islámico).
Además, las temperaturas frías favorecen la supervivencia del
virus.
El virus continúa mostrándose persistente en diversos países
asiáticos, así como en Egipto y Nigeria.
Otros países pueden haber sido afectados, pero todavía no han
informado sobre su situación.
Al inicio de la primera oleada de la epidemia, a finales de 2003 y comienzos
de 2004, afectó a ocho países.
Durante 2004-05 la situación mejoró en algunos de ellos, pero
básicamente permaneció estable.
En 2005-06, el virus se propagó desde Asia oriental hacia Siberia, Europa
oriental, Oriente Medio y África, con más de 40 países
afectados.
Desde principios de este año, ocho países han denunciado la aparición
de brotes.
"Hasta el momento, muchos países han logrado controlar progresivamente
el virus y la situación ha mejorado, en general", aseguró
el martes, en una conferencia de prensa en Bangkok, Juan Lubroth, experto del
servicio de Sanidad
Animal
de la FAO.
"Los brotes recientes siguen una pauta estacional y no suponen una gran
sorpresa.
Pero debemos permanecer alerta.
Es crucial que los propios países incrementen su vigilancia y sus medidas
de detección y respuesta rápida".
Probablemente, llevará todavía varios años controlar y
llegar a erradicar el virus H5N1 del sector avícola.
Ello requiere un fuerte compromiso por parte de los gobiernos, el sector avícola
y la comunidad internacional.
El control de la circulación del virus en las aves de corral debe seguir
siendo la principal prioridad, según la FAO.
La absoluta transparencia sobre los brotes de la enfermedad, haciendo participar
a los campesinos de forma directa en las tareas de vigilancia e información,
así como las medidas de compensación, son claves para lograr tener
éxito en la lucha contra la influenza aviar.
"Sólo la información inmediata de cualquier brote sospechoso
de influenza aviar permite intervenir de forma rápida a los avicultores
y los veterinarios", aseguró Lubroth.
"Por desgracia", añadió, "muchos brotes no se señalan.

A menudo los organismos nacionales e internacionales no se encuentran en posición
de verificar de forma inmediata los rumores o las informaciones sobre brotes
no confirmados".
La FAO ha alertado que la prohibición de la cría de aves de corral
y de patos a escala doméstica puede llevar a que esta actividad se realice
de forma ilegal.
"Hacer cumplir y mantener estas prohibiciones es muy difícil.
Por razones económicas, los campesinos tienden a esconder sus animales
y no participan en las campañas de vacunación o de limitación
del transporte de aves", dijo Lubroth.
En vez de las prohibiciones, los avicultores tienen que ser incentivados a participar
en este tipo de campañas.
En vista de la extensa distribución del virus en Indonesia, y junto a
las medidas de control ya establecidas, la FAO ha sugerido vacunar a los pollitos
recién nacidos antes de que salgan de los establecimientos de incubación
y se distribuyan por todo el país, así como la vacunación
masiva en los distritos más afectados.
Según esta organización de la ONU, el sector privado debe involucrarse
más en las campañas de lucha contra la influenza aviar.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario