Comparte

La
psicosis ante la gripe aviar que se ha desatado en Italia y reducido a la mitad
el consumo de carnes blancas y huevos fue contestada el pasado viernes, por los
representantes del sector con una manifestación "antimiedo" en
la que presentaron un plan para restablecer la confianza.
———————————————–

Aunque ya se
conocía el descenso a la mitad en el consumo de aves, la Confederación
Italiana de Agricultores (CIA)
indicó que "dos de cada cinco italianos"
ya no compran huevos, lo que se traduce en un caída del 40 por ciento.

La confederación atribuye el descalabro a la alarma creada por "las
voces absurdas que en las últimas horas se han difundido sobre la peligrosidad
de los huevos".

La paralización del consumo de carne de ave
y huevos se traduce en una pérdida semanal de 50 millones de euros. Representantes
del sector de las aves venidos de toda Italia, se manifestaron en las calles de
Roma para hacer frente al miedo de los consumidores y acabaron la protesta con
una comida a base de pollos y tortillas.

Para ilustrar la situación
de pánico que se vive en el país, los representantes de la asociación
de agricultores Coldiretti, indicaron que mientras en Italia se ha producido un
descenso en el precio de las aves sobre base mensual, en países como Francia
(5,2
por ciento) y Alemania (2,9 por ciento) ha crecido.

Cada italiano
consume al año 220 huevos, de los que se producen en le país 13.000
millones anuales y el sector tiene una facturación de 1.250 millones de
euros.

El sector de carnes blancas tiene una facturación anual
de 3.500 millones de euros, lo que representa el 6,5 por ciento del valor del
total de la agricultura italiana.

A intentar calmar los ánimos
pueden colaborar los resultados difundidos hoy sobre los análisis elaborados
a 582 muestras de aves y pájaros migratorios en el país, ninguno
de los cuales ha revelado la presencia del temido virus H5N1, según el
Ministerio de Sanidad.

El presidente de Coldiretti, Paolo Bedoni, indicó
que los productos han elaborado un plan de protección de los criaderos
de aves con el objetivo de garantizar la seguridad, derrotar el miedo y salvar
puestos de trabajo.

Más del 20 por ciento de los 6.150 criaderos
del país están en serio peligro, con el consecuente efecto sobre
el empleo, que podría reducirse, en breve, en un 35 por ciento (en la actualidad
hay 80.000 trabajadores en el sector).

El plan de los criadores de aves
fue presentado por los representes del sector a una representación del
Gobierno, reunido en consejo de ministros.

La actual situación
de crisis y alarma debe enfrentarse, según Bedoni, con medidas de garantía,
control y transparencia para los consumidores, con la existencia de una autoridad
única que gestione la emergencia,la intensificación de los controles
en las explotaciones avícolas y multas adecuadas para los infractores.


[wbcr_php_snippet id="90268"]
Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario