Comparte

El presidente de la Interprofesional del huevo y sus productos (Inprovo), Jorge Abad, ha asegurado que los productores de huevo y la Comisión Europea no coinciden en la forma de identificación de los huevos impuestas por las nuevas normas de comercialización
———————————————–

El presidente de la Interprofesional del huevo y sus productos (Inprovo), Jorge Abad, ha asegurado que los productores de huevo y la Comisión Europea no coinciden en la forma de identificación de los huevos impuestas por las nuevas normas de comercialización.

La Comisión Europea obliga a que a partir de 2004 cada huevo tendrá que llevar impreso el código de identificación de la explotación, un código de identificación del sistema de cría y otro de la procedencia (país y regiones), lo que para Abad es «muy complicado» debido a la pequeña superficie del producto.
Manifestó que imprimir los datos en las granjas, como ha propuesto la Comisión, entraña unas dificultades técnicas «insalvables» para las pequeñas granjas, que tendrían que escribirlo
«a mano» debido al coste de la máquina de impresión, por lo que cree más «adecuado» que se realice en los centros de clasificación.
Abad apostó por la trazabilidad (seguimiento del producto desde el origen hasta el consumidor final) de los huevos, porque es la forma de «garantizar» el producto y criticó que hay otros productos de los que el consumidor desconoce su procedencia.

En la Comisión Europea también se debate sobre los sistemas de cría o alojamiento que se reducen de cinco a tres -huevos de gallinas camperas (con acceso al exterior), huevos de gallinas criadas en el suelo (sin acceso al exterior) y huevos de gallinas criadas en jaula- y se estudia la inclusión de los huevos de «jaula acondicionada».
La Comisión propone que los huevos de sistemas alternativos se marquen individualmente si desean indicar la forma de cría (tras la aprobación de este Reglamento y antes de enero de 2004); prohibir la subdividisión de las clases de peso de los huevos; y permitir el
marcado voluntario de los huevos destinados a industria alimentaria.

Además la Comisión, está pendiente de aprobar la posibilidad de que se indique la alimentación, y que cuando la fórmula de pienso para alimentar a las gallinas de puesta contenga al menos el 60 por ciento de cereales, y no haya más del 15 por ciento de subproductos
de cereal, se pueda informar en el estuche de que los animales han sido alimentados con cereales.
También se estudia la opción de que se imprima en el estuche que las gallinas han sido alimentadas con un determinado cereal, siempre que suponga al menos el 30 por ciento de la fórmula del pienso, y si se mencionan varios, cada uno se incorporará en al menos un cinco
por ciento.

Este debate se retomará el próximo mes de septiembre, cuando se prevé entre en vigor un reglamento de la Comisión sobre la indicación del tipo de alimentación de las gallinas de puesta.

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario