Comparte

Los productores de pollos han pedido al
Ministerio de Agricultura
que solicite al Tribunal de Defensa de la Competencia autorización para llevar a cabo una autorregulación del mercado, para frenar la crisis que atraviesa el sector, con unas pérdidas que superan ya los 28.000 millones de pesetas.

———————————————–

Fuentes de la Asociación Nacional de Productores de Pollos (ANPP) han indicado que, si el Tribunal de Defensa de la Competencia no autoriza dicha autorregulación, la propia ley de la oferta y la demanda provocará una reducción drástica de la producción, proporcional a las pérdidas que ocasione la crisis en las empresas.

Advirtieron que si finalmente es el propio mercado el que regula la producción, los precios del pollo se dispararán a partir del año 2000 hasta las 180 pesetas/kilo en vivo (ahora a 98 pesetas) y por encima de las 400 pesetas/kilo en punto de venta, «lo que puede dar al traste con las previsiones de inflación del Gobierno».

Resaltaron que la solución para frenar la peor crisis que sufre la avicultura española industrial en los últimos 40 años -agudizada por el escándalo de las dioxinas- pasa por reducir el parque de gallinas reproductoras, que actualmente supera los 6,5 millones de animales.

Según ANPP, la cotización media del pollo en vivo, registrada desde enero hasta octubre del presente año, se situó en 90 pesetas/kilo, lo que supone un descenso del 30 por ciento respecto a la de 140 pesetas/kilo, obtenida en el mismo periodo de 1998.
A nivel detallista, el precio medio de venta al público disminuyó en los diez meses de 1999 un nueve por ciento frente al año anterior, al pasar de las 294 pesetas/kilo a 269 pesetas/kilo.
En este sentido, los productores de pollos matizaron que hasta final de año, los precios en vivo no se van a recuperar, debido a que diciembre es un mal mes de ventas y, por lo tanto, seguirán por debajo de los costes de producción.

En la segunda quincena de octubre, el precio del pollo vivo se situó en 90 pesetas/kilo (140 pesetas en la misma fecha de 1998) y en la presente semana, la lonja agropecuaria del Ebro (Zaragoza) fijó una cotización de 116 pesetas/kilo vivo, un dos por ciento más baja que en la última semana de noviembre de 1998.

La producción española de pollos asciende a 598 millones de animales, con un ritmo de sacrificio de 11,5 millones de cabezas a la semana y el consumo de este tipo de carne se encuentra más o
menos estabilizado en 20 kilos por persona y año.
Las exportaciones españolas son poco significativas y se limitan a la venta de pollitos de un día a Marruecos, Argelina y Túnez y de pollos sacrificados al resto de la Unión Europea, especialmente
Francia, Italia y Portugal.

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario