Comparte

PRODUCCIÓN DE HUEVOS para SISTEMAS LIBRES DE JAULAS

Manejo de pollitas, no para jaulas

El empleo de sistemas alternativos o sin jaulas para la puesta está aumentando en todo el mundo y las prácticas de manejo deben adaptarse a ello. Hay una variedad de configuraciones de sistemas sin jaula, por lo que se recomienda consultar a los proveedores del equipo y de la empresa de genética para seguir sus recomendaciones de manejo. La crianza de las pollitas en un sistema que sea similar a la nave de puesta es recomendable para un mejor bienestar y rendimiento.

 

Lisa Timmerman

Midwest Poultry Fed, Conv. Minneapolis, Marzo 2019

 

 

El manejo de las pollitas requiere muchas estrategias diferentes para producir una manada uniforme que alcance el peso correcto en la madurez sexual, en preparación para laproducción de huevos.

La crianza de unas pollitas que tengan el cuerpo y los sistemas inmunológico, digestivo y reproductor correctamente desarrollados es muy importante para que puedan alcanzar su potencial genético en la nave de puesta.

Los sistemas sin jaulas agregan una dimensión única en el manejo, que requiere más atención al comportamiento de las aves que los sistemas típicos de jaulas. La importancia de la cría de pollitas a menudo se subestima, pero una cuidadosa atención a los detalles puede marcar una gran diferencia en el rendimiento general, el bienestar y el producto final de la manada.

La preparación de la nave comienza con la limpieza y desinfección de la misma para reducir los patógenos potenciales, así como la de las tuberías de agua. El manejo de las pollitas requiere muchas estrategias diferentes para producir una manada uniforme que alcance el peso correcto en la madurez sexual, en preparación para la producción de huevos. El uso de papel sobre la cama o los slats, debajo de las líneas de comederos o bebederos es importante para permitir un fácil acceso a las pollitas al alimentarse o beber del papel y evitar el efecto de corrientes de aire de debajo que las enfríen.

Los sistemas sin jaulas agregan una dimensión única en el manejo, que requiere más atención al comportamiento de las aves que los sistemas típicos de jaulas.

 

La preparación de la nave antes de la llegada de las pollitas proporciona a las mismas el mejor comienzo desde su ingreso en la nave.

  1. Comenzar a precalentar la nave de 24 a 48 horas antes de la llegada de las pollitas para permitir que el equipo y el piso se calienten.
  2. Ajuste de las líneas de bebederos y comederos y la altura de los aseladeros – ésta por encima de aquellas-, así como la presión del agua según los niveles adecuados.
  3. Asegurarse de ajustar las horas de luz y la intensidad de la misma recomendadas por la empresa de genética.
  4. Llenar los comederos alimentadores y echar algo de pienso en los papeles justo antes de la llegada de las pollitas.La preparación de la nave antes de la llegada de las pollitas proporciona a las mismas el mejor comienzo desde su ingreso en la nave.

La entrega y colocación de las pollitas en una nave

La entrega y colocación de las pollitas en una nave que está bien preparada ayuda a que las mismas tengan un buen comienzo. Las recomendaciones de temperatura, en general, son comenzar con las estirpes blancas a unos 32 ºC y con las marrones a unos 33 ºC.

La humedad relativa debe ser aproximadamente del 55 al 60%. Las temperaturas pueden reducirse unos 2 a 3 ºC por semana hasta que alcancen unos 20-21 ºC. Seguir las temperaturas y la humedad de la crianza como indique el proveedor de las pollitas, prestando atención a su comportamiento y realizando los ajustes necesarios.

Comprobar los bebederos de tetinas o de cazoleta al instalar a las pollitas, ajustando la presión del agua de forma que haya una gota colgando que las atraiga de inmediato. La altura en el momento de la entrada debe ser de unos 7-8 cm y se puede aumentar ligeramente a partir de los 2-3 días de edad.

Asegurarse de que los comederos estén llenos y desbordando algo de pienso sobre los papeles para que los pollitas puedan acceder fácilmente al mismo al llegar. Para los pollitas criadas en el suelo, colocar círculos protectores para mantenerlas cerca del calor, el pienso y el agua para que tengan un buen comienzo.

La iluminación también es clave no solo para el arranque de las pollitas, sino también para prepararlas para la madurez sexual y controlar los comportamientos no deseados. La iluminación intermitente durante la primera semana, con 4 horas de encendido y 2 horas de descanso, puede ser beneficiosa por poder dar a las pollitas el descanso necesario y estimularlas a comer y beber, así como para sincronizarlas durante este período.

Se debe seguir un programa de iluminación decreciente, siguiendo las indicaciones de la estirpe y teniendo en cuenta la influencia de la luz exterior – la solar y las entradas incontroladas -.

No todos los programas de luz son apropiados para todas las estirpes o sistemas de alojamiento, por lo que se recomienda contactar con su empresa de genética para establecer el mejor programa, según el tipo de alojamiento y el peso de los huevos y la curva de puesta deseados.

Se debe seguir un programa de iluminación decreciente, siguiendo las indicaciones de la estirpe.

Ajustar el programa de iluminación para simular la salida y la puesta del sol también es importante para entrenar a las aves para que entren en el sistema por la noche, lo cual es importante después de la transferencia a la nave de puesta y para ayudar a evitar los huevos en el suelo.

Asegurarse de observar el ritmo de atenuación de la luz para que se haga suavemente y sin parpadeos, lo que podría interferir con las aves que entran en el sistema. (*)

_____________

(*) N. de la R.: La “entrada en el sistema” se ha traducido literalmente, pero debe interpretarse como la subida de las aves a la zona de

slats o al aviario – según tipo de alojamiento -, al atardecer o al apagarse las luces.

 

El pienso y el agua deben ser fácilmente accesibles y no restringidos en la fase de crecimiento de las pollitas. Después de los dos primeros días los bebederos pueden ir elevándose poco a poco durante el crecimiento para que las aves aprendan a alcanzar el agua.

Observar la presión del agua a medida que se elevan las líneas de bebederos a fin controlar las condiciones de la yacija.

Durante los 5 a 7 primeros días el suministrar a las pollitas el pienso sobre papeles en el suelo, o en bandejas, puede ayudar enormemente a mejorar su arranque en su transición hasta el comedero posterior.

El objetivo final es lograr una manada uniforme con unos aumentos de pesos según la curva estándar. Antes de realizar un cambio de alimentación observar que las aves tengan el peso corporal deseado.

El consumo de pienso se puede estimular reduciendo ligeramente la temperatura o añadiendo más repartos.

Los programas de iluminación escalonada con una menor reducción en la cuenta atrás del apagado también pueden dar a las aves más tiempo para consumir el pienso y otros factores, como las enfermedades, el estrés por calor, el hacinamiento y otros factores ambientales, deben evaluarse si el peso corporal y las uniformidades no se ajustan a los objetivos.

La uniformidad debe monitorearse junto con los pesos corporales, pesando individualmente a 60 aves como mínimo y preferentemente un centenar, luego calculando el promedio y finalmente calculando la proporción de ellas que caen dentro de un +/- 10% del peso promedio. El objetivo sería un 85-90% de uniformidad cuando las aves se mueven de la nave de cría a la de puesta.

 

El entrenamiento de las aves para usar los aseladeros y moverse en todo el equipo es importante

La uniformidad debe monitorearse junto con los pesos corporales, pesando individualmente a 60 aves como mínimo.

El entrenamiento de las aves para usar los aseladeros y moverse en todo el equipo es importante que comience desde una edad temprana, aproximadamente a las 2 ó 3 semanas.

Dependiendo del equipo y las mismas aves, éstas aves comenzarán a utilizar los aseladeros durante las primeras dos semanas También podrán comenzar a moverse entre los diferentes niveles y dentro y fuera del aviario entre las 5 y 6 semanas de edad, según la estirpe y éste en sí. Al dejar salir a las aves del aviario, es importante asegurarse de que sepan volver al mismo, aunque necesiten puentes y/o rampas para ello.

Siempre que sea posible, se recomienda dejar salir a las pollitas de un departamento de prueba durante un corto período de tiempo para asegurar que puedan moverse fácilmente dentro y fuera del aviario y comenzar a volver al mismo al apagarse las luces.

Las aves que no regresan al aviario después de la primera noche deben volver a colocarse en él todas las noches hasta que estén entrenadas. Dejar que las aves salgan del nivel inferior primero por un par de días y luego abrir el siguiente nivel es una buena manera de facilitar el proceso de entrenamiento.

El uso de un programa de penumbra en los sistemas de iluminación modernos también influye en gran medida en el entrenamiento y la vuelta de las aves desde el suelo hasta el aviario. Se recomienda apagar primero las luces de debajo del aviario, seguido de una atenuación rápida de las del pasillo y una atenuación más prolongada en el aviario para alentar a las aves a subir al mismo cuando las luces están apagadas.

Cuando se use calor en el suelo, tener en cuenta la influencia que esto puede tener en el entrenamiento de las aves. (*) Observar a las pollitas para asegurarse de que puedan moverse fácilmente en el aviario y colocar rampas y/o puentes adicionales según sea necesario.

 

La salud de las aves criadas no en jaulas presenta algunos retos que son más frecuentes que cuando se recrían en baterías.

  • Los programas de vacunación deben ser considerados con los diversos tipos de aviarios a fin de garantizar una buena protección para las aves.
  • La coccidiosis, el E.coli. y los parásitos internos y externos plantean unos retos adicionales para las aves así criadas, debido a su exposición a la yacija..
  • El manejo de pollitas no de jaulas requiere habilidades adicionales de crianza y la capacidad de observar el comportamiento y las necesidades de las aves.
  • Cuando se manejan adecuadamente, las aves podrán realizar todo su potencial genético en la nave de puesta, pero para ello es importante una atención clara y concisa sobre todos los detalles durante su crecimiento.
Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario