Comparte

El Servicio Agrícola Ganadero de Chile dispuso el sacrificio preventivo de al
menos 400.000 aves al confirmar la presencia del virus
de la influenza
en una planta ubicada en San Antonio, 110 kilómetros
al oeste de Santiago.
El jefe del departamento de protección pecuaria del Servicio Agrario
Ganadero (SAG), Hernán Rojas, informó de que la medida fue adoptada
para evitar el riesgo de propagación del virus, cuya presencia se investiga
a raíz de la muerte de 110.000 gallinas de una empresa avícola
de la zona central de Chile.
———————————————–

El Servicio Agrícola Ganadero de Chile dispuso el sacrificio preventivo de al
menos 400.000 aves al confirmar la presencia del virus
de la influenza
en una planta ubicada en San Antonio, 110 kilómetros
al oeste de Santiago.
El jefe del departamento de protección pecuaria del Servicio Agrario
Ganadero (SAG), Hernán Rojas, informó de que la medida fue adoptada
para evitar el riesgo de propagación del virus, cuya presencia se investiga
a raíz de la muerte de 110.000 gallinas de una empresa avícola
de la zona central de Chile.

Además del sacrificio de las aves del criadero de San Antonio, que tenía
cerca de 509.000 gallinas, se decidió el aislamiento de esa planta y
de otra de menor tamaño ubicada en Rancagua, 85 kilómetros al
sur de la capital chilena, donde también se obtuvo serología
positiva
al virus de la influenza aviar.

Las autoridades chilenas han iniciado una investigación para determinar
el origen del brote. Los analisis realizados en un laboratorio de Iowa, Estados
Unidos han demostrado que se trta de un virus de baja patogeneicidad.

El presidente Ricardo Lagos, quién visitó una de las plantas
avícolas situadas en la zona central, se mostró confiado en que
la situación se resolverá en forma satisfactoria.
El subsecretario de Agricultura, Arturo Barrera, insistió en que los
compradores de carne chilena fueron informados oportunamente y hasta ahora no
hay nada que confirme que el brote afectará las exportaciones.
Los envíos chilenos de carnes de pollo y otras aves a Japón se
encuentran suspendidos desde el 31 de mayo pues el país asiático
solicitó conocer el tipo de influenza aviar que ha hecho su aparición.
Según expertos del SAG, el virus de la influenza
es muy contagioso
entre las aves y se transmite a través del contacto con sus secreciones
pero la posibilidad de contagio al ser humano por consumo de carne de pollo
o huevos infectados es baja, aunque teóricamente existe.

La industria avícola chilena vende anualmente cerca de 400 millones de
dólares en carne y produce 480.000 toneladas, de las cuales exporta unas
27.000 toneladas.

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario