Comparte

ECONOMIA

MEJORA DE LA INVERSIÓN CON LA VENTILACIÓN

SCOTT BLACK

Representante técnico de Cobb

Hace veinticinco años, el sector avícola era completamente diferente del actual.

Entonces uno podía ir conduciendo por el país y ver dos o incluso tres naves de pollos separadas de la carretera principal, al lado de un agradable rancho de obra, en el que vivía el criador a la vista de su granja. En el paisaje de hoy, la granja se ve completamente diferente a la de generaciones anteriores.

Las operaciones actuales están compuestas por seis, ocho o incluso diez naves, con la granja muy lejos de la carretera y el productor tal vez viviendo a varios kilómetros de la misma, con conexión directamente a Internet para estar al tanto de cualquier riesgo potencial.

Entonces, ¿dónde está el plazo del retorno de la inversión, este término utilizado en el entorno empresarial para conocer cuánto tiempo se necesita para llegar a obtener un rendimiento de la inversión inicial?.

Para algunos, pueden pasar cinco años antes de que lo vean y para otros pueden verlo en 20 años.

Entonces, ¿cómo se relaciona la ventilación con el retorno de la inversión?.

Yo quiero considerar la ventilación como una inversión en cuatro o cinco aspectos clave.

 

 

El primer aspecto en el que un productor avícola necesita invertir es en el ambiente de la nave.

Crear el ambiente ideal para que los pollos crezcan cuesta dinero ya que se trata de una inversión que solo se verá cuando la manada se vende y se le pague por haberla criado.

Un par de aspectos clave para invertir son el tener un aire de gran calidad – con bajos niveles de amoníaco, CO2 y polvo – y una temperatura ideal para proporcionar la comodidad perfecta a las aves.

Pero cuando comienza el frío, hay productores que continúan utilizando la cantidad adecuada de aire para garantizar su buena calidad mientras que otros reducen la ventilación para evitar una factura de gas más elevada.

 

EL PRIMER ASPECTO EN EL QUE UN PRODUCTOR AVÍCOLA NECESITA INVERTIR ES EN EL AMBIENTE DE LA NAVE

Esta decisión compromete la comodidad y la salud de las aves, que luego lo acusarán con unas conversiones más altas, unos decomisos más altos en el matadero o una mayor mortalidad. Crear el mejor ambiente costará un poco más, pero al final dará buenos dividendos.

 

Otra área a considerar cuando se busca un retorno de la inversión es en la selección de los equipos. El mercado de hoy no es diferente a otros mercados comerciales. Hay un “punto de precio” – el precio que los consumidores están buscando en el que estiman que el valor es comparable al precio – para el equipo avícola. Todos hemos escuchado el dicho de que «lo más barato no siempre es lo mejor», que podemos decir con confianza cuando analizamos los precios de los equipos para una inversión de 40 años.

Consideremos el siguiente ejemplo:

como cada gallinero cuenta con ventiladores, digamos que una nave requiere un total de 12 de ellos de 1,20 m y que uno puede pagar en algún lugar desde un mínimo de 725 € hasta un máximo de 1.270. Si está comprando 12 ventiladores por nave y va a construir seis naves nuevas, hay una diferencia de 39.270 € entre la compra de los de gama baja y los “Premium”.

Uno podría estaría tentado de decidirse por la compra de los gama baja pero al mirar capacidad de extracción por vatio, el ventilador “Premium” se pagará solo y significará un coste significativamente menor en la factura eléctrica durante su vida útil, lo que aumentará los beneficios a largo plazo. BESS Lab es el líder de la industria en proporcionar el marco para todos y cada uno de los ventiladores hechos para naves avícolas (*). En pocas palabras, cuando uno está mirando un equipo, piense a largo plazo para hacer una buena inversión.

(*) N. de la R.: El BESS – “Bioenvironmental and Structural Systems Laboratory” – es un laboratorio norteamericano de pruebas de productos que ofrece datos de ingeniería imparciales para ayudar a la selección y diseño de naves agrícolas y ayudar en el desarrollo de mejores productos.

 

El tercer error que se ve con más frecuencia en este sector es no entender cómo manejar una granja avícola como un negocio.

El sector está lleno de productores multi-generacionales que han entrado en el negocio porque tenían un miembro de la familia que ya criaba pollos y tenía beneficios. Sin embargo, cuando se considera construir unas nuevas naves o si ha estado criando pollos durante 15 años, uno necesita manejar su granja como un negocio y no como una granja de pollos.

 

UN ERROR QUE SE VE CON FRECUENCIA EN ESTE SECTOR ES NO ENTENDER CÓMO MANEJAR UNA GRANJA AVÍCOLA COMO UN NEGOCIO

Piénselo de esta manera: si tomase el mismo dinero que pidió prestado para construir seis naves nuevas y lo invirtiese en una franquicia de restaurante, le pedirían que siguiera su plan de éxito y de rentabilidad comprobados.

Algunas de las estipulaciones para los franquiciados son: renovar completamente la estructura estética cada seis años, cambiar los asientos cada cuatro años, reemplazar el piso cada seis u ocho años y aplicar pintura nueva cada dos años en el interior del local.

Esto es solo un ejemplo, pero es un requisito obligatorio para ser parte de la franquicia que ha demostrado tener éxito en otras partes de la ciudad o del país. Todas estas actualizaciones son muy caras; sin embargo, pero con el tiempo continúan permitiendo al propietario obtener ganancias al mantener a los clientes entrando por la puerta principal. Una apariencia limpia ayuda a atraer negocios y hace que los clientes regresen. Un franquiciado puede gastar fácilmente cientos de miles de dólares simplemente manteniendo su restaurante actualizado.

Cuando invierte la misma cantidad de dinero en una granja avícola, es vital que actualice su equipo, su estructura y su tecnología para maximizar los beneficios.

En los últimos 15 años el sector ha desarrollado algunos productos para el ahorro de costes que permiten a los productores actualizar sus naves y, al mismo tiempo, tener una menor dependencia de la electricidad y el propano.

Algunos ejemplos donde se pueden hacer inversiones inteligentes son los de los controladores de ambiente, la iluminación, la sustitución de ventiladores viejos e ineficientes o los de circulación, el re- aislamiento de techos y muchos otros. Nuestro sector debe considerar a las granjas avícolas como una inversión de 45 años, como un franquiciado, en lugar de un edificio y no actualizarlo.

La mayoría de las inversiones tienen un enfoque específico, y una operación avícola no es diferente. Saber dónde invertir para obtener el mejor rendimiento es muy importante.

 

Recientemente, ha habido programas disponibles que auditarán su operación y le permitirán saber dónde están las oportunidades para ahorrar dinero. El programa cuantificará los ahorros y la inversión y le dará una proporción para que pueda comparar la inversión con los ahorros. Como estas auditorías energéticas son extensas y muy detalladas, proporcionan una hoja de ruta para extender la rentabilidad. Uno de los mayores gastos en que incurren los productores es en calefacción y energía.

Aquí es donde se centrará la auditoría.

Los extractores de ventilación mínima en las naves antiguas simplemente ya no son eficientes. Es raro encontrar a alguien que retire estos ventiladores viejos y los sustituya con otros que sacan más aire, siendo así más eficientes y permitiendo retirar el aire a la presión estática deseada. En casi todas las situaciones en las que un productor retira un viejo ventilador de 90 cm y lo reemplaza por otro de alta eficiencia, escuchamos lo siguiente: «desearía haberlo hecho hace años pues ello cambia totalmente el funcionamiento de mi nave y ahora utilizo menos combustible y energía «.

 

 

LOS EXTRACTORES DE VENTILACIÓN MÍNIMA EN LAS NAVES ANTIGUAS SIMPLEMENTE YA NO SON EFICIENTES

 

 

La última área en la que debemos centrarnos es en los beneficios y la reinversión.

Cualquiera que haya estado en el negocio avícola sabe que no es un negocio que uno se haga rico rápidamente. Cada vez se está retrasando más y más el obtener un retorno de nuestras inversiones iniciales, con unos plazos de préstamo más largos. Pero una vez que comenzamos a obtener mayores ganancias,

¿qué hacemos con el dinero?

Un error que se comete con demasiada frecuencia es cuando un productor necesita gastar una parte de los ingresos para minimizar sus impuestos.

Las más de las veces, se comprará un camión nuevo, un vehículo utilitario o una nueva maquinaria para la granja. Aunque es bueno tener estos elementos, en la mayoría de los casos simplemente son una deducción de impuestos y no una mejora del negocio.

 

¿Por qué no obtener la deducción de algunos nuevos ventiladores o de la incorporación de nuevos equipos y ver los resultados en unos menores costos de la energía?

Al demorar los «deseos» y comprar estos otros artículos, el productor puede usar los ahorros de energía más adelante para financiar un camión o equipo más nuevo para la granja. Uno de los errores más grandes que los productores tienden a cometer es cuando quieren comprar un vehículo nuevo por razones de impuestos en lugar de comprar unos extractores para una ventilación “túnel” más eficiente, lo que reduciría su coste eléctrico durante los próximos 15 años. Ambas cosas le ahorrarán impuestos pero esto último se ahorrará dinero y tendrá mejores dividendos al final.

Algunos ejemplos de reinversión para un retorno de la inversión son:

    • pasar de cortinas a paredes sólidas (*),
    • utilizar ventiladores de circulación para uniformizar la acumulación de calor,
    • instalar controladores ambientales,
    • unos ventiladores de ventilación mínima más nuevos,
    • una iluminación de bajo consumo,
    • nuevas fuentes de calefacción
    • …. y la lista continúa.

En conclusión, cuando buscamos un retorno de nuestra inversión no tenemos que esperar de cinco a diez años. Podemos tener beneficios al final de una manada – 60 días o menos – cuando hemos invertido correctamente. Los criadores tienen opciones cuando se trata de obtener un retorno de su inversión, tomando decisiones «más sabias» en la elección de los ventiladores al iniciar su negocio avícola o reinvirtiendo en el cambio por otros más nuevos y eficientes, así como proporcionando la cantidad necesaria de aire para un ambiente ideal para asegurar la ganancia deseada al final del lote.

Por tanto, puede verse que el “retorno de la inversión” no es solo un término bursátil está restringido a Wall Street (*). Al final, cada productor necesita sopesar el costo y los beneficios de invertir sabiamente ahora y cosechar las recompensas por meses y años en el futuro.

(*) N. de la R.: En la traducción hemos respetado el original en el sentido que creemos le da el autor, en EE.UU., de cambiar las naves con costados abiertos y cortinas en ellos a las instalaciones de ventilación forzada y ambiente controlado.

(*) Wall Street: el principal centro financiero y mercado de monedas de Estados Unidos.

 

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario