Comparte

Resumen Conferencia impartida por Xavier Asensio, Director Técnico de AVIAGEN, en el marco de las Jornadas Profesionales de Avicultura 2013 el miércoles 29 de mayo en la Facultad de Veterinaria de León a las 15:30

En el periodo de cría – recría construimos y modelamos las reproductoras para que posteriormente produzcan el máximo número de pollitos. La selección continua de estas aves y su uniformidad final es uno de los pilares más importantes sobre el que reposará el éxito productivo de las mismas.

Primera fase

Durante el periodo de cría y antes de llegar a la primera selección individual a las cuatro semanas nos tenemos que marcar como objetivo efectuar el arranque de las aves en las mejores condiciones de manejo para evitar desigualdades iniciales que penalicen desde el principio la uniformidad final. Al finalizar esta fase debemos tener manadas con coeficientes de variación cercanos al 10 %.

Segunda fase

A partir del primera selección o peso individual a las cuatro semanas y hasta la segunda selección individual a las nueve semanas tenemos que efectuar un triaje semanal de las aves. Las manadas las componen individuos y no todos tienen la misma capacidad para competir por el alimento; por consiguiente durante esta segunda fase habrá aves con peso inferior a la media, que tendremos que separar del resto para recuperarlas. El crecimiento esquelético no finaliza hasta las nueve semanas, por lo tanto el objetivo que debemos marcarnos durante este periodo es aprovechar el crecimiento compensatorio de los animales para mantenerlos en un coeficiente de variación cercano al 11 %.

Tercera fase

la semana 9 hasta el momento del traslado. Durante este periodo tenemos que mantener el trabajo que hemos hecho en primera y segunda fase. Debemos seguir separando semanalmente las aves que se retrasen y recuperarlas para seguir manteniendo su coeficiente de variación cercano al 11 %. Nuestro objetivo antes de trasladar las aves a la granja de producción debe ser tener las aves más pequeñas separadas y que su peso medio sea lo más parecido posible al peso medio del resto de la manada.

Las aves que han mostrado menos facilidad para competir por el alimento y que se han quedado más pequeñas las debemos trasladar juntas a una nave de puesta. De esta forma estableceremos un nuevo orden social, las aves menos pesadas competirán entre ellas dentro de la nave de producción y conseguiremos mantener los lotes más homogéneos durante la puesta.

Etiquetas:

Empresas mencionadas en esta noticia

{{company.logoTitle}}
  • AVIAGEN, SAU

  • C/. Quintana S/N
  • Riells del Fai
  • BARCELONA (España)

PUBLICIDAD

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario