Comparte

Tarsicio Villalobos
Director, Technical Support, Global Marketing
Pfizer Animal Health Global Poultry
tarsicio.villalobos@pfizer.com

Resumen Conferencia impartida por Tarsicio Villalobos, de Pfizer Animal health, en el marco de las Jornadas Profesionales de Avicultura 2012 el miércoles 9 de mayo a las 17:45
Desde el punto de vista del desarrollo embrionario el momento óptimo para la inyección de los huevos sucede cuando el saco vitelino inicia su retracción para introducirse en la cavidad abdominal y la cabeza del embrión se gira hacia la derecha por debajo del ala. Este momento embriológico es diferente de la edad cronológica porque hay otros factores que controlan el desarrollo del embrión y, por consiguiente, el tiempo de incubación requerido para alcanzar este momento puede variar de una incubadora a otra. Algunos de estos factores que influyen son la edad del lote de reproductoras, el tiempo de almacenamiento del huevo, el tipo de incubadora (de carga múltiple o única), el diseño del sistema de ventilación (central o tipo túnel) y la línea genética de las aves.

En términos generales, el período normal para vacunar los huevos de manera segura es entre los 17 días y 12-14 horas de incubación a los 19 días y 2-4 horas de incubación. Los huevos de los aves jóvenes (menos de 35 semanas) presentan un retraso en el desarrollo del embrión, lo que prolonga el tiempo de incubación, mientras que los de las adultas (36-55 semanas) tienen un tiempo de incubación más corto y en los de las viejas (más de 56 semanas) aun es más extenso; sin embargo, el factor que mayor influencia tiene sobre el desarrollo embrionario y por consiguiente sobre el momento de la inyección de los huevos es el diseño para un mejor flujo laminar del aire y control de la temperatura de las incubadoras ya que un huevo embrionado que es sobrecalentado se retrasa en la absorción del saco vitelino y el pollito se ubica en la posición incorrecta.

Otro factor que juega un papel importante es la baja concentración de anticuerpos maternos entre los 18 y 19 días de incubación en comparación con los niveles detectados después del nacimiento, ya que parte de los mismos depositados en le yema son absorbidos por el embrión de tal manera que si un virus vacunal es administrado en este momento se puede replicar sin mucha interferencia de los anticuerpos maternos y estimular una buena respuesta inmune pero al mismo tiempo el embrión tiene la suficiente inmunidad materna para protegerse y no desarrollar la enfermedad contra la cual ha sido vacunado.

Etiquetas:

Empresas mencionadas en esta noticia

{{company.logoTitle}}
  • ZOETIS SPAIN

  • Parq. Empr. Moraleja Av. Europa 20 B
  • ALCOBENDAS
  • Madrid (España)

PUBLICIDAD

Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario