Rusia levantará el embargo para la importación
de carnes avícolas desde Brasil, a excepción de los estados de Pará
y Amazonas,
anunció Serguéi Dankvert, máximo jefe de
control veterinario y fitosanitario de Rusia.
———————————————–


Los resultados de las pruebas
efectuadas por veterinarios rusos indicaron que la carne de ave brasileña
«ya no representa peligro» y se pueden reanudar los suministros, explicó
Dankvert.

El 20 de septiembre de 2004, Rusia decretó un embargo
a la importación de productos cárnicos brasileños tras la
detección de un foco de fiebre aftosa en una hacienda de una isla fluvial,
ubicada a 26 kilómetros de Manaos, la capital de Amazonas.

El director
del Servicio Federal de Inspección Veterinaria y Fitosanitaria de Rusia
se reunió con el embajador de Brasil ante el Kremlin, Carlos Augusto Rego
Santo-Neves, y le informó del levantamiento parcial del embargo.

Según
Dankvert, los expertos rusos «aún están preocupados» por
el control de los productos cárnicos brasileños en la cadena «producción,
procesamiento y congelación», y se proponen inspeccionar «in
situ» algunas empresas, cuya lista se acordará con las autoridades
de Brasil.

Respecto a las perspectivas de levantar el embargo a la importación
de otros tipos de carnes brasileñas, Dankvert recalcó que este asunto
«será examinado por los expertos de ambos países en régimen
de trabajo».

Moscú ya ha enviado sus propuestas a las autoridades
veterinarias de Brasil, indicó Dankvert, y el estudio del tema comenzará
«en cuanto haya garantías adicionales de seguridad» para las
carnes brasileñas destinadas a la exportación.

«Si
la situación no empeora, se podrá hablar de las perspectivas de
reanudar el intercambio comercial, pero no con todos los estados de Brasil, pues
en relación a algunos el vedado seguirá en pie», manifestó
Dankvert.

Hace unos días el ministro de Relaciones
Exteriores de Brasil
, Celso Amorim, envió una carta a su homólogo
de Rusia, Serguéi Lavrov, en la que pidió flexibilizar las barreras
en el mercado ruso a la importación de productos cárnicos brasileños.


En lo que se refiere al embargo ruso, decretado en septiembre del año
pasado, Amorim consideró que era una medida demasiado rígida.»Consideramos
que las condiciones sanitarias de rebaño brasileño no justifican
tales medidas», señaló el jefe de la diplomacia del mayor exportador
mundial de carne de pollo.



Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario