Comparte

Rusia ha negado la existencia de un móvil político en el posible
bloqueo a la carne procedente de los países miembros de la Unión
Europea (UE) a partir del ingreso de Rumania
y Bulgaria,
el próximo 1 de enero.
———————————————–

Rusia ha negado la existencia de un móvil político en el posible
bloqueo a la carne procedente de los países miembros de la Unión
Europea (UE) a partir del ingreso de Rumania
y Bulgaria,
el próximo 1 de enero.
«Mi departamento no tiene nada que ver con la política.
Queremos proteger a los consumidores rusos de los productos peligrosos»,
aseguró Serguéi Dankvert, jefe de la Inspección Veterinaria
y Fitosanitaria Federal de Rusia (Rosseljoznadzor).
El funcionario subrayó que esos «productos peligrosos» podrían
llegar a Rusia a través de Rumania y Bulgaria, una vez estos países
accedan a la Unión. «En esos países la situación fitosanitaria
no es nada favorable», dijo, citado por la agencia oficial Itar-Tass.
En los últimos días, Rusia ha llamado a Bruselas a atajar los problemas
veterinarios que podrían surgir tras el ingreso de Rumania y Bulgaria,
si no quiere que el bloqueo impuesto hace un año a los productos cárnicos
polacos se extienda a toda la UE.
Dankvert recordó que Rusia ya ha prohibido la importación de carne
desde Bulgaria y Rumania debido a que en ellos se detectaron «peligrosas
enfermedades de ganado», en alusión a la presencia de peste porcina
en esos países.
«Todavía no hemos recibido de los órganos veterinarios de la
UE garantías satisfactorias de la seguridad de los suministros, de modo
que el levantamiento de nuestro veto a Polonia podría conducir a la aparición
de nuevos canales de contrabando», señaló Dankvert.
El conflicto de la carne ha abortado el inicio de las negociaciones para la firma
de un nuevo acuerdo de cooperación entre la UE y Rusia en la cumbre
de Helsinki
.
A pesar de la mediación de Bruselas, Polonia mantiene su veto a las negociaciones
UE-Rusia, al considerar que cumplió hace tiempo los requisitos fitosanitarios
exigidos por Moscú y que la prohibición rusa es de carácter
político.
La Comisión Europea, que envió una misión de inspectores
a Polonia para certificar la sanidad de sus productos, constató «buenos
progresos en los controles de exportaciones a Rusia, y calificó de «desproporcionada»
la actitud de Rusia.
El portavoz comunitario de Sanidad, Philip Tod, señaló esta semana
que representantes comunitarios han dado a Rusia garantías de que Rumania
y Bulgaria cumplen las reglas sobre seguridad alimentaria de forma satisfactoria.

[wbcr_php_snippet id="90268"]
Comparte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario