Según ha hecho público el grupo Nanta, la compañía SADA, a través de su filial en Canarias, ha conseguido un contrato de arrendamiento por 32 años de un inmueble adjunto al Matadero Insular, en Santa Cruz de Tenerife, donde construirá un matadero de aves. Con estas nuevas instalaciones, la compañía podrá ampliar su negocio en el sacrificio de aves, y además podrá ofrecer servicio a los productores insulares de pollos de engorde y a los productores de huevos para el sacrificio de las gallinas ponedoras cuya vida productiva haya finalizado.

Para la construcción del nuevo matadero, que se prevé inaugurar
en 13 meses, SADA destinará alrededor de 4 millones de euros, remodelando
las instalaciones de 1.165 m2 que actualmente hay edificadas en un terreno de
8.500 m2.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario