Comparte

La organización Igualdad Animal ha vuelto a publicar un vídeo contra el sector productor, esta vez arremetiendo contra el sector de producción de huevos en general y en concreto denunciando al mayor productor de huevos en Alemania. En el vídeo, la organización declara que quiere sacar a la luz "la realidad de la industria del huevo", como si todos los productores fueran unos delincuentes y maltratadores. La denuncia en cuestión es una granja de huevos ecológicos en la que las gallinas se ven enfermas. La voz en off dice que "pasan toda su vida encerradas y rodeadas de suciedad". Y nosotros nos preguntamos: ¿saben los presuntos investigadores que en producción ecológica es imposible que las gallinas pasen toda su vida encerradas? ¿Saben que hay unas normas mínimas de densidad, salida al campo, limpieza y desinfección, etc.?

Continuamente se habla de falsedades: "en granjas como esta ven cómo sus congéneres mueren delante de ellas"; "No pueden criar a sus polluelos y ver cómo crecen". ¿Saben que una gallina puede vivir perfectamente sana hasta que acaba su ciclo de puesta? ¿Alguien les ha explicado que en una granja de puesta no hay polluelos porque el huevo no está fecundado? También afirman que están obligadas a poner más y más huevos, cuando cualquiera sabe que poner huevos es lo que normalmente hace una gallina que está sana. También se atreven a decir que "están tan exhaustas que al cabo de pocos meses dejan de poner huevos", así que se llevan al matadero, "donde les espera una muerte horrible". Primero, la gallina puede estar poniendo huevos en una granja unos dos años, y no es que dejen de poner huevos, es que bajan su frecuencia. Pero tampoco es seria esa imagen del sufrimiento en el matadero, cuando precisamente se ha avanzado tanto en bienestar animal. Hoy día se mira con lupa que el animal esté inconsciente y que no padezca antes de proceder al sacrificio.

En fin, la conclusión a la que llegamos es que más vale que sea el sector productor el que contrarreste estas falsas ideas. Que un productor de huevos, y encima ecológico, no cumpla las normas no puede echar por tierra el trabajo del que lo hace bien. El sector de producción de huevos tiene que perder el miedo a informar, a enseñar su trabajo, porque si no al consumidor le llegará sólo esta versión grotesca, sensacionalista e injusta sobre su actividad. En este sentido, en el marco de las Jornadas Profesionales de Avicultura que se celebrarán en Soria del 9 al 12 de junio, habrá un bloque importante de conferencias que girarán en torno al mercado y el marketing del huevo, y se explicarán casos de éxito de empresas de huevos que han sabido trasladar al consumidor las bondades de su producto.

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario