Comparte

El Parlamento Europeo ha publicado el informe Perspectivas de mercado en avicultura y sector de puesta. En este capítulo que a continuación resumimos, se analiza la situación actual en los sectores de avicultura de carne y puesta, revisando los datos de producción de la Europa de los 27. También se analiza las estructuras comerciales que se utilizan en ambos sectores y se evalúa la política de la Organización de Común Mercado
———————————————–
La producción de carne avícola en la UE
La producción en la Unión Europea en el sector de carne avícola ronda los 8,5 millones de toneladas, sobre todo provenientes de cinco estados miembros: Francia (15,8%), Reino Unido (13,2%), Alemania (12%), España (10%) e Italia (9,4%).
El estudio apunta que entre los años 2000 y 2008, la producción se ha mantenido estable. En 2003 hubo recortes, puesto que en este año la Unión Europea tuvo que enfrentarse a su mayor brote de gripe aviar, que produjo un decrecimiento en la producción de cerca del 4%. En algunos países, la producción todavía no ha alcanzado los niveles de antes de la crisis.
Con la anexión de diez nuevos estados miembros en 2005, la producción de la Europa de los 12 incrementó su producción un 5,9%, sobre todo gracias a Polonia, y en 2006 volvió a bajar como resultado de la pérdida de confianza de los consumidores de nuevo por la gripe aviar.
Mientras la producción total de la Unión Europea ha crecido en la última década, se aprecian muchas diferencias en la tendencia de los distintos estados miembros. En la Europa de los 15, la producción había estado creciendo hasta 2003, pero a partir de este año ha permanecido más o menos estable. Pero otros países, como Polonia, no ha dejado de aumentar, en este caso doblando sus cifras entre los años 2000 y 2008. En cuanto a la autosuficiencia, la bajado en general desde un 108,5% a un 100,9% en 2009. Sin embargo, países como los del Benelux, Francia o Polonia son exportadores y suben la media en este campo.
A nivel mundial, la producción de carne se encuentra en creciendo alrededor de un 30%, con gran protagonismo de Brasil y China. Los importadores más importantes, en cambio, son Arabia Saudí y Japón.
El consumo de carne avícola en la UE
Desde los años 90, la comparación de la carne avícola con otras ha beneficiado al sector, por la creencia de que la carne blanca es más saludable que la roja, y también por el incremento del uso de la carne de ave en productos congelados y platos preparados. En los comercios, la tendencia va hacia productos cada vez más troceados y deshuesados, aunque también han aumentado su popularidad productos especiales como los de etiqueta roja o los ecológicos, que sí se suelen vender como pollos enteros.
En cuanto a la demanda per cápita, se incrementó un 1% tras la anexión de los diez estados en 2004, pero la inclusión de Bulgaria y Rumanía en 2007 hizo decrecer la media en un 1,9%. Se puede decir que en la Europa de los 15 se mantiene estable, mientras que en la EU-10 ha crecido un 10%. Los mayores crecimientos en el consumo per cápita se registran en Finlandia, Dinamarca y Alemania. Mundialmente, por su parte, la tendencia también es creciente.
Las importaciones y exportaciones de carne avícola en la UE
La mayoría de las importaciones en la UE se dan entre los estados miembros (en un 92,7%). Sin embargo, la proporción de importaciones de terceros países ha pasado de un 7,8% a un 16,9%. Los principales países exportadores en el seno de la UE son Holanda y Alemania, mientras que el principal país de origen en las importaciones fuera de la UE corresponde a Brasil (75% del total), seguido de Tailandia (16%), Chile y Argentina. Estados Unidos pretende aumentar más sus productos de carne avícola en Europa, pero no lo consigue por la prohibición de los tratamientos antimicrobianos de la UE, que son usuales en EEUU.
En cuanto a las exportaciones de la UE, éstas se centran principalmente en las piezas de carne menos populares (alas, patas y despojos), pero en la Bretaña francesa se exporta pollo entero, principalmente a Rusia y países de Oriente Medio. Rusia y Hong Kong mantienen acuerdos comerciales con la UE y aprecian su carne avícola como sinónimo de calidad, pero siguen nutriéndose mayoritariamente de Estados Unidos y Sudamérica, que le ha conquistado mercado a la UE.
El empleo en el sector avícola de carne
El sector de la carne avícola en la UE emplea a 147.000 personas. Mientras que en algunos países está decreciendo (Bélgica, Irlanda, Italia, Holanda, Portugal y Eslovaquia), en otros crece (Alemania, España, Francia, Austria, Finlandia, Suecia y Reino Unido). El número de granjas ha caído, pero al mismo tiempo el tamaño de éstas ha ido aumentando, con lo que parece que el sector está consolidado.
La producción en el sector de puesta
La producción de la UE se sitúa en 6,9 millones de toneladas de huevos, siendo los principales países productores Francia, España, Italia, Alemania, Holanda y Reino Unido. La tendencia general es a un aumento de la producción, conducido por un crecimiento en el consumo que se estima en 275 gramos por año y per cápita, y con las recesiones ya apuntadas en los años 2003 y 2006. Mientras la producción de huevos en general ha estado aumentando, el ratio de la demanda ha continuado excediendo el suministro doméstico, así que la autosuficiencia se ha ido reduciendo.
El consumo en el sector de puesta
La tendencia es de aumento, con un consumo medio por cabeza que pasó de los 12,6 kilos en 1998 a los 14,4 kilos en 2009. En cuanto a la naturaleza de la demanda, hay que distinguir la de Europa del norte, que en los últimos años ha visto crecer la demanda de huevos de gallinas en suelo o camperas, de la demanda en el sur de Europa y en los nuevos estados miembros, donde predomina la demanda de huevos de gallinas en batería.
Importaciones y exportaciones de huevos
Como en la carne, las importaciones de huevos en la UE se quedan dentro de la Unión. Este mercado ha crecido hasta las 150.000 toneladas importadas en 2008. Las importaciones de huevos y ovoproductos a países fuera de la UE representan una proporción muy pequeña: 25.000 toneladas, de las que el 75% están suministradas por Estados Unidos, Argentina e India y que suponen 62 millones de euros. En general, la UE es autosuficiente en huevos, pero algunos países son importadores netos (Austria, Alemania, Francia, Portugal, Suecia y Reino Unido).
Las exportaciones, por su parte, vivieron su máximo crecimiento con las anexiones de los nuevos estados miembros. Alemania es el exportador más importante, seguido de Holanda y Francia. En términos generales, las exportaciones en el seno de la UE han crecido en la última década, pero las acometidas fuera de estas fronteras han permanecido estables.
El empleo en el sector del huevo en la UE
En la última década ha habido una considerable consolidación, sobre todo en el norte de Europa, gracias a los sistemas alternativos, que han motivado un incremento de la necesidad de mano de obra; pero en cambio, la mecanización de los procesos ha hecho descender la necesidad de empleo en las zonas donde predominan los sistemas en batería.
La estructura comercial del sector avícola
En Francia, Alemania, Italia e España predomina la producción integrada, que comenzó en la Bretaña francesa en los años 70. En este sistema, los granjeros aportan las instalaciones, pero la mayoría de las decisiones técnicas son tomadas por la integradora. También es común que los productores se organicen en grupos, sobre todo cooperativas, en países como Francia o Alemania. El sistema no integrado, por su parte, se da en Holanda, Bélgica y Polonia, y provoca que los granjeros estén sujetos a las fluctuaciones del mercado.
Los ingresos en el mercado de la avicultura están muy influidos por los precios de la carne y de los piensos. En los sistemas integrados, los riesgos son asumidos por la integradora, de modo que este tipo de granjeros tienen ingresos más estables, aunque también menos ganancias cuando el mercado es totalmente favorable.
Estructura comercial en el sector del huevo
En el sector de puesta, se estima que el uso de jaulas enriquecidas está en torno a 30 millones de unidades. Pero predomina el sistema convencional en batería en un 59%, con 228 millones de ponedoras de un total de 387. En este sistema, la gestión está totalmente automatizada (alimentación, ventilación y recolección de huevos). Por contra, en los sistemas alternativos, aunque muchas tareas también están mecanizadas, otras aún requieren del granjero, por ello son explotaciones relativamente pequeñas, normalmente familiares. En el noroeste de Europa, existe el porcentaje más alto de gallinas fuera de jaulas; seis estados copan el 30% de las ponedoras de este tipo: Austria, Suecia, Holanda, Dinamarca, Reino Unido y Alemania. Para 2012, se piensa que todavía un 30% de la producción no cumplirá con la directiva europea.
La política de la Organización Común de Mercados
La política en agricultura de la Organización Común de Mercados (OCM) vela por la productividad, y centra su actividad en ofrecer protección a las fronteras, dando preferencia a la comunidad europea (tarifas más bajas e impuestos adicionales para protegernos contra la caída de precios de la importación). También hubo una serie de medidas de apoyo con motivo de la crisis aviar de 2006.
En general, la UE no ha tenido nunca apoyos importantes en el sector de la carne avícola; hay una buena protección para los productos frescos, pero muy escasa para los procesados, y no siempre ha conseguido abrirse mercado en países fuera de la Unión.
Para el sector de puesta, la situación es similar. La OCM no incluye garantías para los precios ni ayudas directas, sólo se limita a proteger fronteras.
Más información:
Documento original (en inglés)

Etiquetas:


Comparte

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario