El problema de la gestión de residuos supone un reto que algunos convierten en oportunidad económica. Ya son varias las empresas que, como Eastern Bioplastics, han encontrado un uso a este subproducto de la industria avícola: las plumas.
———————————————–
El problema de la gestión de residuos supone un reto que algunos convierten en oportunidad económica. Ya son varias las empresas que, como Eastern Bioplastics, han encontrado un uso a este subproducto de la industria avícola: las plumas.

El secreto lo constituye la mejora del proceso de transformación de las plumas de ave en termoplásticos, pues la resina de queratina presenta muchas ventajas sobre los derivados del petróleo. Las plumas se limpian, pican y extruden en filamentos que luego se cortan en pellets inodoros.

Entre las ventajas de la técnica está que la queratina presenta la facultad de ser teñida con facilidad. Además es menos sensible al calor que los termoplásticos clásicos. Así, aunque no todas las plumas se procesan con la misma facilidad (las de pollo son más manejables que las de pavo), se consiguen precios competitivos en la provisión de materiales para la industria del embalaje y del automóbil.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario