El Centro de Sanidad Avícola de Reus, CESAC, tranquiliza al consumidor tras la crisis de las dioxinas belgas
———————————————–

La alarma social que generó el escándalo de las dioxinas detectadas en Bélgica en animales destinados al consumo humano empieza a ser historia. Sin embargo, aún hay quien mira con desconfianza productos tradicionalmente tan consumidos como el cerdo, la ternera, el pollo o los huevos. Prueba de ello es el hecho de que sectores como el avícola no han acabado de
recuperarse por completo de la crisis, que comenzó hace un mes.

Pero, con los productos de aquí, no hay por qué preocuparse: «Lo de Bélgica fue un
gran accidente, que es muy difícil que se produzca en Cataluña», señala el director
de programas del Centre de Sanitat Avícola de Catalunya (CSAC), Ramon Porta.
Este centro -con sede en Reus y sustentado por las cooperativas, la Federació
Avícola de Catalunya y la Generalitat- garantiza desde 1988 el buen estado
sanitario de los huevos, los pollos y el resto de aves de todas las granjas catalanas,
incluso las de especies cinegéticas. El pollo es el rey de las aves destinadas al
consumo, que en Cataluña es de entre 20 y 22 kilogramos por persona y año.

El centro, situado en unas modernas instalaciones de la carretera de Castellvell,
lleva a cabo periódicamente análisis genéticos y controles sanitarios e higiénicos
en mataderos e instalaciones animales. En el resto de España y de Europa
funcionan centros similares, aunque los controles que realizan «no son tan
exigentes como en Cataluña», asegura Porta. No en vano es en esta comunidad
donde se concentra el 70 por ciento de la producción española de pollos.

El alto nivel de exigencia de las inspecciones y el hecho de que en España se
utilicen menos subproductos que en Europa -y, por tanto, sea más fácil
controlarlos- contribuye a garantizar la calidad de los alimentos. En Cataluña no se
han detectado irregularidades de tanta magnitud como en los Países Bajos, aunque
sí se han registrado problemas sanitarios de otra índole, como salmonellas o
influenza aviar (gripe de las aves). La actuación de los expertos de la CSAC ha
servido para frenar en poco tiempo brotes de estas enfermedades.

«Lo estamos haciendo bien y queremos hacerlo aún mejor», afirma el director de
programas del centro. Sin embargo, añade, «nadie puede decir que un problema
como el de Bélgica no sucederá nunca aquí». Es por ello que no hay que bajar la
guardia: «Luchamos para garantizar al consumidor que lo que come es de la
máxima calidad, aunque siempre hay gente que desconfía y cree que se le está
engañando», concluye.

La Vanguardia [14-Jul-1999] Etiquetas:

Empresas mencionadas en esta noticia

{{company.logoTitle}}
  • CENTRE DE SANITAT AVICOLA DE CATALUNYA - CESAC

  • Ctra. Castellvell, s/n
  • REUS
  • Tarragona (España)

PUBLICIDAD

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario