El Ministerio de Agricultura pondrá en marcha una política de subvenciones a los préstamos para todos los sectores ganaderos para hacer frente a la crisis provocada por la subida de los precios de los piensos y la congelación de las cotizaciones de las carnes en origen. Sin embargo, la Administración ha rechazado medidas relacionadas con el aplazamiento o la exoneración en el pago de las cuotas a la Seguridad Social.
———————————————–

El Ministerio de Agricultura pondrá
en marcha una política de subvenciones a los préstamos para todos
los sectores ganaderos para hacer frente a la crisis provocada por la subida
de los precios de los piensos y la congelación de las cotizaciones de
las carnes en origen. Sin embargo, la Administración ha rechazado medidas
relacionadas con el aplazamiento o la exoneración en el pago de las cuotas
a la Seguridad Social.

La subvención a los préstamos para el sector ganadero se enmarca
en el desarrollo del acuerdo suscrito el pasado mes de noviembre entre el MAPA
y las organizaciones agrarias Asaja, Upa y Coag. Hasta la fecha, el desarrollo
del mismo ya se ha traducido en rebajas a la fiscalidad agraria para el sistema
de módulos, campañas de promoción, un plan para el sector
del ovino y ayudas directas al conjunto de las ganaderías extensivas.

La propuesta de Agricultura en materia de créditos, contempla aplicar
una subvención de 1,5 puntos a los préstamos que soliciten los
ganaderos de todas las especies. Esta subvención será, tanto para
cubrir el coste de los avales y el estudio de la operación, como para
rebajar el tipo de interés que aplique la entidad financiera.

Tras las negociaciones celebradas con las comunidades autónomas, los
Gobiernos regionales se habrían comprometido a poner sobre la mesa una
aportación similar a la aplicada por la Administración central.
Esos créditos serían a un plazo de cinco años, con uno
de carencia. Frente a esa propuesta, las organizaciones agrarias darán
una respuesta esta semana. En medios agrarios se contempla como alternativa
la posibilidad de que el techo se fije en los 40.000 euros por explotación,
pero con una rebaja de los tipos de interés de dos puntos pagados por
Agricultura y otros dos puntos por las comunidades autónomas.

El País

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario