Resumen Conferencia impartida por Santiago Rodrigo de Sanchonar, S.L., en las Jornadas Profesionales de Avicultura 2014 en el marco del salón SIAG (Salón Internacional de la Avicultura y Ganadería) 

 santiago-rodrigo-arevadillo[1]

SANCHONAR, S. L. es una empresa familiar dedicada a la producción de pollo de corral, capones y pulardas de calidad diferen­ciada.

En SANCHONAR disponemos de naves para la recría y cebo de nuestras aves en régimen de propiedad, arrendamiento e inte­gración.

Disponemos de matadero propio, homologado, y de sala de despiece y una planta de elaboración de preparados y precocinados de 4ª y 5ª gama.

Todas las instalaciones son de pequeño tamaño y nuestra actividad puede ser considerada como “artesana”. Esta característica no solo no ha de ser considerada como un hándicap sino todo lo contrario. Nos permite una flexibilidad y agilidad que nos ha­bilita para afrontar pedidos y encargos puntuales y diferenciados, no asumibles por empresas de gran tamaño.

Nuestra producción de pollo ecológico se comercializa con la marca “ECOSANCHO”.

En nuestro matadero realizamos sacrificios a “maquila” para pequeños productores. Esto les habilita para poner en el mercado unas aves que de otra forma habrían de sacrificar y comercializar ILEGALMENTE y sin garantías sanitarias.

En nuestras instalaciones de recría y cebo prima el Bienestar Animal, sin florituras pero con un nivel sanitario alto y manejo tradicional.

Consideramos que la salida a patios exteriores mejora sustancialmente las condiciones sanitarias de los pollos y lleva aparejada una mejora apreciable en la calidad de las canales obtenidas. Esta mejora de la calidad se incrementa de forma paralela al incre­mento de la edad de los pollos.

Sacrificamos nuestros pollos con edades superiores a los 110 días de vida, las pulardas con más de 145 y, en el caso de los capones, procuramos que superen los 180 días de vida. Estas edades suponen poner en el mercado canales con alta calidad y con el gran inconveniente de su tamaño más grande y, sobre todo, con un precio total superior por el incremento de los costes de producción.

La castración de los pollos y de una parte de las pollitas para hacer pulardas castradas se realiza por nuestro veterinario y por colaboradores supervisados por aquel. Castramos los machos entre los 45 y 55 días de vida (de forma excepcional se castran a edades más avanzadas). Cuando la edad es más temprana la castración supone menos riesgos, pero las regeneraciones son más frecuentes y viceversa.

Las pollitas, en su caso, se castran entre los 40 y 50 días. Las peculiaridades anatómicas del ovario de las pollitas nos dificulta notablemente la castración a edades más tardías.

En la castración de ambos sexos es muy importante el periodo pre y post-castración.

La limpieza, la densidad de pollos en los distintos compartimentos, el aporte de “pienso en verde”, la disponibilidad de agua y pienso seco, la ventilación, el sombreado de los patios, etc… afecta de manera muy directa a la salud y productividad de los pollos.

La última fase de nuestra actividad consiste en la comercialización. En los tiempos actuales es todo un reto salir al mercado.

La calidad de los productos ofertados se da por entendida y un producto malo o regular no tiene futuro. Lo complicado es que el consumidor sea capaz de pagar esa calidad. Los consumidores saben lo que quieren (¡y quieren calidad!). El problema radica en que la disponibilidad de renta en el caso del consumidor final o el escaso margen de beneficio en el caso de distribuidores, tiendas o establecimientos de restauración, dificultan alcanzar el nivel de ventas necesario para mantenernos en la actividad.

Nos enfrentamos al reto de la “supervivencia”.

Para todos los productores de avicultura diferenciada los tiempos actuales son complicados.

Descargar presentación impartida: “Producción de pollos camperos y capones”. PRESENTACIÓN TODAVÍA NO DISPONIBLE. SE PUBLICARÁ EN BREVE.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario