Comparte

La inversión en nuevos productos, la potenciación de marcas y
la promoción de la carne de pollo son los principales retos de futuro
para la industria de la carne de ave, según declaró el secretario
general de la InterprofesionalAvícola (Propollo), Angel Martín.

Martín señaló, durante la celebración del II
Congreso Nacional de la Carn
e que se celebrado en Madrid los pasados días
13 y 14 de noviembre, que la industria avícola tiene grandes perspectivas
de futuro ya que la carne de pollo cuenta con importantes propiedades nutritivas.
———————————————–

La inversión en nuevos productos, la potenciación de marcas y
la promoción de la carne de pollo son los principales retos de futuro
para la industria de la carne de ave, según declaró el secretario
general de la InterprofesionalAvícola (Propollo), Angel Martín.

Martín señaló, durante la celebración del II
Congreso Nacional de la Carn
e que se celebrado en Madrid los pasados días
13 y 14 de noviembre, que la industria avícola tiene grandes perspectivas
de futuro ya que la carne de pollo cuenta con importantes propiedades nutritivas.

En este sentido, instó a la industria a apostar por la promoción,
para que el consumidor sepa que «el pollo y sus elaborados son alimentos
con poca grasa y muy digestibles, aptos tanto para un consumidor infantil, anciano
o deportista, como para personas convalecientes».

Apuntó a que la cuota de mercado de elaborados del pollo no avanza «todo
lo rápido que cabría esperar», ya que, así como el
consumo en fresco es el más alto respecto a otras carnes, «en el
caso de los elaborados está muy por debajo del porcino, por ejemplo».

Martín destacó que en esto la aplicación de innovaciones
tecnológicas jugará un «gran papel para el crecimiento del
sector», buscando nuevas formas de presentación, y novedosos productos
elaborados a partir de la carne de pollo, «algo para lo que hay un
fuerte mercado nacional».

Lamentó la «importante atomización» de las industrias
cárnicas de pollo, a pesar del proceso de concentración que ha
experimentado en los últimos años, porque impide competir con
nuestros socios comunitarios que gozan de una estructura industrial concentrada.
Respecto a la incorporación de nuevos socios a la Unión Europea,
Martín dijo que plantea una incógnita al sector y, aunque dijo
desconocer su repercusión en la avicultura española, reconoció
que se incorporarán al mercado comunitario importantes productores como
Hungría o Polonia.

Martín señaló que actualmente la principal preocupación
del sector avícola español es el progresivo incremento del precio
de los cereales, materia prima básica para la alimentación de
la cabaña, y el temor a que la subida se prolongue hasta mediados de
2004, cuando se recoja la nueva cosecha. Además solicitó que la
Unión Europea (UE) ponga en marcha las medidas necesarias para frenar
este aumento de las cotizaciones del cereal «más allá de
lo natural y que frene la especulación» y la aceleración
de los sobrecostes.

Martín afirmó que los productores de pollo llevan más
de dos meses produciendo por debajo de los costes, ya que el incremento de cotizaciones
de las materias primas «no siempre se puede repercutir en el precio de
transacción del pollo o al consumidor», por lo que prevé
importantes pérdidas para el sector.

La producción española de carne de aves superó en 2002
el millón de toneladas, lo que situó a este subsector en el segundo
lugar del total la producción cárnica, con el 20,2 por ciento,
por detrás de la porcino que pasó de los tres millones de toneladas
y representa el 59,6 por ciento.

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario