Comparte

Las declaraciones expuestas en distintos medios de comunicación acerca del escándalo de fraude alimentario en la Cooperativa Guissona, merecen ciertas aclaraciones. Dado el gran impacto que la noticia ha tenido sobre el sector por la importancia que conlleva en cuanto a seguridad alimentaria, es preciso desmentir ciertos aspectos confusos, e incluso falsos, al respecto.
———————————————–

¿Qué es la salinomicina sódica?
La salinomicina sódica es una molécula formada por fermentación fúngica con capacidad antibiótica, y no de síntesis química. Además es monovalente, característica que indica con qué cationes tiene capacidad de combinarse en su mecanismo de acción. Está considerada aditivo alimentario y no premezcla medicamentosa, puesto que pertenece tanto al grupo de los antibióticos promotores del crecimiento como al de los anticoccidiósicos.

¿Para qué se usa?
En producción animal se ha usado como anticoccidiósico y como antibiótico promotor del crecimiento. La primera aplicación se ha destinado tradicionalmente a la avicultura y la cunicultura, con el objetivo de controlar los brotes de coccidiosis.

Como promotor del crecimiento su uso se restringe a la porcicultura, utilizándose en cerdos para mejorar el aprovechamiento del alimento y actuar como preventivo de ciertas enfermedades entéricas.

¿Cuándo se puede usar?
En el pienso de pollos de engorde se incluye en las raciones de arranque y de crecimiento. El pienso de retirada recibe precisamente este nombre por ser el que se administra a las aves durante los últimos cinco ó siete días previos a su transporte al matadero. Cada anticoccidiósico exige unos días mínimos de retirada; en el caso de la salinomicina
sódica son 5 días en Europa, según legislación de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria, y 0 días en Estados Unidos, según la Food and Drug Administration -FDA-.

¿En qué normativa legal está regulado su uso?
La última normativa europea que afecta al uso de los aditivos en alimentación animal establece la prohibición a partir del 1 de Enero del 2006 de los aditivos antibióticos como promotores de crecimiento, grupo donde se incluyen la salinomicina, monensina, flavofosfolipol y avilamicina. Es de destacar que tanto la salinomicina como la monensina seguirán autorizados en la UE bajo su indicación de coccidiostatos. Se trata del Reglamento aprobado a finales del 2004, cuyo texto de la propuesta editada dos años antes puede consultarse aquí.

¿Quién la fabrica?
En EEUU está registrado el producto Bio-Cox, de Alpharma, desde el año 1983. En Europa es de uso común el Sacox de Laboratorios Intervet.

¿Es cierto lo indicado por el Fiscal Eduardo Piedrabuena en declaraciones a TV3 el
día 18 de enero, en que textualmente decía «….se detectaron residuos en 12 granjas integradas en la Cooperativa de Guissona de salinomicina que creo que son los últimos 30 días que el animal debe eliminar por vía natural….» ?

Estas declaraciones, repetidas y ampliadas por otros medios, son erróneas, pues llegaban a indicar que estos 30 días
eran el periodo de retirada, es decir, el tiempo en que las aves debían estar sin ingerir este producto.
Pueden escucharse las declaraciones originales desde aquí.

Etiquetas:


Comparte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario